miércoles, mayo 24, 2006

LA OPCION DEL VOTO VICIADO

LA OPCION DEL VOTO VICIADO



La posibilidad para viciar nuestro voto el próximo cuatro de junio crece cada vez más. Luego de comprobar la carencia de propuestas coherentes demostrada en el último debate, esta posibilidad de viciar el voto se convierte en una urgencia.
Es claro que la idea principal del debate ha sido, más que la discusión de propuestas, presentar un espectáculo púgil electoral para consumo masivo.

Ante esta podredumbre que rodea el ambiente electoral el voto viciado es una necesidad moral. Es la posibilidad de mostrar nuestra disconformidad con este sistema, la misma que ha sido formada en décadas de engaños y frustraciones, falsas promesas, edulcorados discursos, bailecitos estúpidos, corrupción, robo, asesinatos, abandono y una interminable lista que por demás conocemos a la perfección.

Sería infantil pensar que la búsqueda del voto viciado esconde detrás un intento de crear una sociedad ácrata, cosa que es absolutamente inviable en estos tiempos. Se trata mas bien de una manifestación masiva de hartazgo frente a las formas de organización que han sido aceptadas desde hace ya varias décadas. Un alto porcentaje de votos viciados no solo invalidaría las elecciones sino que corroboraría la idea del desgaste de un sistema electoral cuya representación es a todas luces cuestionada.

Es necesario recordar que esta posibilidad esta prevista en la constitución, es decir, si se diera el caso de una mayoría (dos tercios) de votos viciados se declara nulo el proceso electoral. (Art. 184). Cierto es que resulta difícil obtener los dos tercios de la población, sin embargo, un porcentaje alto de viciados sería la muestra perfecta a quienes detentan el poder, que el hastío frente al sistema esta en franco crecimiento. Si no te identificas con ninguno de los dos ASESINOS que tenemos como candidatos a la presidencia, no tienes que elegir por el mal menor (Ya lo hemos hecho antes con fatales consecuencias), puedes viciar tu voto en clara manifestación de rechazo. No votes en blanco, eso es dejar tu cédula a merced de los delincuentes electorales, podrían llenarla por ti.

No tienes que elegir entre dos opciones que no te representan. Los discursos hegemónicos consideran el voto viciado como un acto de irresponsabilidad frente a la democracia, como siempre, lo invalidan, lo estigmatizan para deslegitimarlo ante la opinión pública. Es necesario tener presente que un voto viciado es a su vez una expresión democrática de rechazo, es la clara representación del hastío que nos genera este sistema.

El 30% de ciudadanos y ciudadanas que planteamos el voto viciado como opción representamos una firme voz de protesta contra la denigración de la idea democrática que no puede, ni debe, pasar desapercibida.
Ronald Vega.