viernes, septiembre 08, 2006

Escándalo por intoxicación masiva en la Maquila

El Salvador

Escándalo por intoxicación masiva en la Maquila


Enfrentados la semana pasada con una emergencia industrial de salud a gran escala, el Gobierno Salvadoreño y la ASIC (Asociación Salvadoreña de la Industria de la Confección), en una campaña sin vergüenza, culparon a un sindicato local en un intento de difamarlo, porã medio de acusaciones de “terrorismo” y “sabotaje”. Cuando 500 trabajadores sufrieron una intoxicación masiva, los responsables legales por el desastre, los dueños de la empresa y las instituciones gubernamentales -que son los responsables de supervisar dicha industria- buscaban fanáticamente por donde descargar sus culpas. Sin ninguna prueba ni investigación, la primera respuesta que daban sugería que los trabajadores, en su mayoría mujeres, sufrían una “histeria masiva” y que no había ningún químico tóxico en la planta.
Después, la Cruz Roja, hospitales públicos y la fiscalía general comprobaron que habían encontrado toxinas en los cuerpos de las trabajadoras y trabajadores. Como respuesta, la ASIC, apoyado por el Presidente de la República, Francisco Flores, procedía a lanzar acusaciones temerarias de “terrorismo” y “actos criminales” a los grupos que “tienen intereses en atacar al sector maquilero”. Sin evidencia que les respalde, insinuaban repetidamente que lo sucedido involucraba a líderes de un sindicato local. Estas alegaciones coincidían y interferían con una sesión de “diálogo social” entre el STIT (Sindicato de Trabajadores de la Industria Textil) y Tainan Enterprises, una empresa taiwanesa.
Una delegación internacional de prominentes sindicalistas acompañaban a STIT en el diálogo. Su presencia, también fue acusada de estar involucrada en un acto de terror contra el sector maquilero. Muchos lectores de CRISPAZ ya están familiarizados con el esfuerzo del STIT por artículos anteriores de SALVANTE (1).
La Intoxicación
En el transcurso de la semana pasada más de 500 trabajadores en las maquilas de la zona franca de Olocuilta fueron evacuados y recibieron atención medica por síntomas de intoxicación. Dos de los incidentes de intoxicación colectiva sucedieron en cuatro de las instalaciones de la fábrica textil Hoon′s Apparel. Temprano de la mañana del día 5 de julio, trabajadores de la fábrica Hoon’s Apparel, en su mayoría mujeres, reportaban olores químicos y algunos síntomas de contaminación tóxica. Luego de siete horas, las quejas habían aumentado y varias trabajadores se habían desmayado, cuando los gerentes de la empresa evacuaban la planta. De los trabajadores evacuados, 288 fueron admitidos a una clínica ese mismo día por síntomas de intoxicación. Entre los que recibieron atención médica, habían 20 embarazadas. Trabajadores de la Cruz Roja reportaban que encontraron una fuga de cloro en un tanque dentro de la fábrica. El cloro es un gas tóxico que podría haber causado los síntomas de dolor, irritación de garganta y nariz, vómito, mareo y desmayo.
El día lunes, 8 de julio, una escena parecida se presentó alrededor de 9 de la mañana. Varios trabajadores de Hoon’s Apparel se quejaban de sentir mareo, nausea y otros síntomas de intoxicación. Inmediatamente evacuaron la fábrica y 246 trabajadores fueron atendidos por exposición a toxinas. Investigadores del Ministerio del Medio Ambiente se encontraron en la escena y intentaron a investigar inmediatamente, pero la seguridad privada de la maquila negó su entrada.
Las Acusaciones
En lugar de aceptar su responsabilidad o investigar las causas de la intoxicación, los dueños de las maquilas jugaban entre dos sugerencias: que los síntomas podrían haber sido causados por una “histeria colectiva” por parte de los trabajadores, o que fue un acto de sabotaje realizado por personas interesadas en desacreditar al sector maquilero. Los dueños han sido respaldados por la ASIC, el Misterio de Trabajo, el COEN (Comité de Emergencia Nacional), el Vice-Presidente y Presidente de la República.
El COEN citaba que “falta evidencia” de la presencia de tóxicos y declaraba que ocurrió un caso de histeria masiva por parte de los trabajadores en la maquila. COEN no quiso retirar tal conclusión a pesar de que la Cruz Roja, la Procuraduría, y hospitales públicos (ISSS) que trataron a los trabajadores coincidieron que había ocurrido una intoxicación. El Ministerio de Trabajo no quiso excluir la posibilidad de un boicot por parte de los trabajadores en contra de la fábrica. Después de haber visitado la planta, el Ministro de Trabajo advirtió que el cierre temporal de la maquila ponía a los trabajadores bajo riesgo de perder sus empleos.
El director ejecutivo de la ASIC, apoyando la teoría de sabotaje, llama la situación un “ataque contra la salud de los trabajadores salvadoreños, la inversión, y contra el país.” Los promotores de la teoría de sabotaje no presentaban evidencias, ni detalles que respalden sus declaraciones. Los dos principales periódicos del país, en sus reportajes de la situación, se plegaron a las teorías de sabotaje y terrorismo.
La Prensa Gráfica publicó una foto de una carta escrita el 5 de julio por Joaquín Alas Salguero, el Secretario General del STIT, pidiendo audiencia con el Ministerio de Trabajo. La foto fue publicada bajo la cabecera “Dueño de maquila denuncia sabotaje,” sugiriendo fuertemente un nexo entre la petición de audiencia y la intoxicación. Los dos periódicos publicaron afirmaciones inexactas e incendiarias en cuanto a la presencia de sindicalistas internacionales quienes llegaban al país para apoyar al STIT. Neil Kearney, Secretario General del la Federación Internacional de los Trabajadores Textiles Vestuario y Cuero (FITTVC-ITGLWF), llegó a El Salvador el día 9 de julio para acompañar al STIT en el diálogo con la Tainan Enterprises.
Neil Kearney fue mencionado varias veces en los periódicos, donde fue sugerido abiertamente que su presencia estaba relacionada con las alegaciones de sabotaje.
Mientras escalaba la controversia en la prensa, el Partido de gobierno entró en el juego, lanzando acusaciones a la oposición política de estar involucrada con el desastre. La asociación de maquileros seguía con la afirmación de sabotaje, mientras el presidente utilizaban las palabras “actos del terrorismo” cuando se refería al incidente.

Sabotaje contra el diálogo con
Tainan
La fábrica de Tainan en El Salvador cerró a finales de abril, después de una lucha que se prolongó por más de un año donde el sindicato creció en su número de afiliados; y días después que se presentara el pliego de peticiones para iniciar un proceso de negociación colectiva. El caso llegó a un nivel de alto perfil, en parte por el esfuerzo de US-LEAP, una organización que realizó una campaña involucrando a consumidores y activistas en Estados Unidos. La campaña buscó exigir a los vendedores que sean responsables por contratar con Tainan (Ann Taylor, GAP, Footlocker, Target y Kohl’s). En las sesiones no se presentaron ningunos de los clientes de los confecciones de Tainan, aunque inicialmente GAP indicaba que posiblemente mandaría alguien para las negociaciones.
Durante una semana de diálogo intenso con representantes de Tainan Enterprises, el STIT fue objeto de un periodismo pernicioso por parte de los principales periódicos. Exceptuando a un canal de televisión, no había discurso claro en cuanto a la disputa con Tainan Enterprises o la posición del sindicato. La conferencia de prensa el día 9 de julio, la cual fue realizada por el STIT con la intención de dar información en relación a las negociaciones, terminó dominada por acusaciones y preguntas encaminadas por la prensa.
La asociación sutil pero insistente que se hizo a Joaquín Alas, el Secretario General del STIT, inundó la sesión de “diálogo social” en un ambiente de alta tensión y presionó tanto a los taiwaneses como a los trabajadores.
El equipo internacional de negociación que acompaño al STIT, también fue sujeto a acusaciones e implicaciones de ser culpables por una intoxicación de los trabajadores de Hoon´s.
El Señor Kearney fue nombrado específicamente por personeros de la prensa y el gobierno. A él, se le preguntó si no pensaba que existiera una coincidencia demasiado fuerte, dado que la intoxicación ocurrió solo un día antes de su llegada.
En este ambiente de tensión extremo, la discusión entre el STIT y Tainan, no culminó pero continúa entre ellos con los mismos objetivos que al principio.
Investigación
Un artículo publicado días después por el Diario De Hoy, reportó que Beatrice de Carrillo, Procuradora de Derechos Humanos, pidió una investigación completa. De manera simultánea, el Diario De Hoy seguía refiriéndose a la “versión” de una intoxicación masiva mientras reportaba que el instituto forense había detectado tóxicos en los trabajadores. Sin embargo, la Señora de Carrillo afirmó claramente que los trabajadores habían sido intoxicados.
También criticó la falta de monitoreo en la seguridad ocupacional por parte del Ministerio de Trabajo. Enfatizó que lo ocurrido no fue un caso de histeria masiva, sino consecuencia de la debilidad de los programas y los controles existentes. El Presidente de la Republica pidió a la Procuradora que “utilizara prudencia” en su investigación.

Artículo:
“Scandal over mass poisoning in maquila”
Traducción: CEAL
Cuidado de edición: Rel-UITA

No hay comentarios.: