jueves, julio 05, 2007

CONFIANZA EN EL PIE Y NO EN LA ESCALERA

Cuando leí este verso de Vallejo lo disfruté como se disfruta un buen poema, muy lejos del mundo real. Ahora compruebo que algunos versos están más de este lado que del otro, o quizás en ambos con la misma intensidad. Esta mañana trabajaba con un grupo de estudiantes haciendo prácticas de conjugación verbal, una de las chicas, en el momento en que le tocaba decir su conjugación me miraba nerviosa balbuceando en débil voz una forma incorrecta."Vamos chica -le dije sonriente para darle ánimos- confianza en el pie y no en la escalera". Me miró, aumentó su nerviosismo, levantó ligeramente la voz y conjugó el verbo en la forma en que lo había pensado. Obviamente esta chica fue merecedora de una felicitación inmediata, a pesar de ello, tuvo participaciones tímidas durante el resto de la sesión.!Que difícil se nos hace confiar en nuestros propios criterios¡!Cuanto terror nos produce la sola idea de equivocarnos¡ Confianza en el pie es confianza en nuestra imperfección -y en la de los demás-, es confiar en nuestra natural tendencia al error, por que solo errando podremos aprender, no buscando la perfección fuera de nosotros -la escalera-, sino confiando en lo que pensamos, seguros de nosotros mismos.
Y aunque en verdad Vallejo haya escrito todo lo contrario, la idea de invertir el verso no deja de ser sumamente atractiva. Al final la idea siempre es y será confiar en nosotros.
Confianza en el anteojo, no en el ojo...
Confianza en el anteojo, no en el ojo;en la escalera, nunca en el peldaño;en el ala, no en el ave y en ti sólo, en ti sólo, en ti sólo.Confianza en la maldad, no en el malvado;en el vaso, más nunca en el licor;en el cadáver, no en el hombrey en ti sólo, en ti sólo, en ti sólo.Confianza en muchos, pero ya no en uno;en el cauce, jamás en la corriente;en los calzones, no en las piernasy en ti sólo, en ti sólo, en ti sólo.Confianza en la ventana, no en la puerta;en la madre, más no en los nueve meses;en el destino, no en el dado de oro,y en ti sólo, en ti sólo, en ti sólo.
CESAR VALLEJO

1 comentario:

Tanit dijo...

Hola:
Soy una seguidora de la cultura, más no me considero culta. Escribo en este blog, porque en mis correos electronicos firmo "Siempre confía" y cuyo significado mucho tiene que ver con lo que está escrito en él.

Creo que visitaré tu blog muy amenudo.

Por cierto; qué perspectiva tienes acerca de las relaciones maestro- discipulo?

ojala pudieras contestar.

Dejo mi correo, por si acaso .
sometimes_n9@hotmail.com

Mi nombre es Nancy, te envio un saludo desde el DF,tengo 19 años y la enseñanza y el aprendizaje son una parte muy importante de mi vida.

hasta pronto.