viernes, diciembre 28, 2007

SEMINARE - SERU GIRAN

QUIERO VER QUIERO ENTRAR, NENA NADIE TE VA A HACER MAL, EXCEPTO AMARTE
VAS AQUI VAS ALLA, PERO NUNCA TE ENOCNTRARAS AL ESCAPARTE,

NO HAY FUERZA ALREDEDOR, NO HAY POCIONES PARA EL AMOR
DONDE ESTAS? DONDE VOY?
POR QUE ESTAMOS EN LA CALLE DE LA SENSACION, LEJOS DEL SOL QUE QUEMA DE AMOR (1)

TE DOY PAN, QUIERES SAL, NENA NUNCA TE VOY A DAR LO QUE ME PIDES
TE DOY DIOS, QUIERES MAS, ES QUE NUNCA COMPRENDERAS, A UN POBRE PIBE
ESAS MOTOS QUE VAN A MIL, SOLO EL VIENTO TE HARAN SENTIR, NADA MAS, NADA MAS...
SI PUDIERAS OLVIDAR TU MENTE FRENTE A MI, SE QUE TU CORAZON DIRIA QUE SI...
RPTE (1)

domingo, diciembre 23, 2007

VESTIDA PARA SOÑAR

Todo indicaba que sería una noche tranquila. Había llegado más temprano que de costumbre, tanto así que no quiso perder el tiempo en ponerse la pijama. Se acostó con la ropa puesta. Desde hacía ya algunos años, luego de terminar sus estudios de teatro, trabajaba en una compañía que hacía atípicas versiones para adultos de obras para niños. Luego de sus clases en la universidad , asistía a los ensayos para las obras que se representaban tres veces por semana en el teatro de la ciudad. Esa noche acababa de representar a blanca nieves y como su padre -hombre moderno a quien el tiempo siempre le falta- fue a rocogerla, no tuvo tiempo de quitarse el vestido. Así fue como luego de entrar en profundo sueño, comenzaron a llegar a sus oídos lentas melodías de violines. La puerta sonó, al despertar estaba sola en una habitación donde todos los muebles eran pequeños, restregó sus ojos y volvió a sentir los golpes en la puerta, al abrir tuvo frente a ella la figura de una vieja encorvada que le sonreía amablemente ofreciéndole una manzana. La comió despacio, saboreando cada mordida y volvió a la cama. Al despertar ya había amanecido, la luz del día iluminaba toda la habitación, y ella aún con el vestido sentía el sabor de la fruta en su paladar. Se pasó el día entero pensando en lo sucedido ¿Era posible algo así? Por la noche abrió su armario de par en par, comenzó a buscar aquel vestido corto de cuadros y luego de ponérselo se cubrió con una manta roja de caperuza. Para hacer más real el asunto, buscó una canasta en la que puso unos panes y la dejó a un costado de la cama. Así se acostó y a los minutos estaba ya dormida. Caminaba por un angosto sendero de tierra en medio del bosque, estaba contenta, andaba silbando y dando saltos, los violines se escuchaban a lo lejos. Cuando vio al lobo frente a ella permaneció tranquila, le pareció inofensivo, y cuando este, con sus peludas manos y su gran hocico de dientes pequeños e incisivos, le señaló el camino que debería seguir, ella le agradeció y continuó su andar despreocupado. Durante el camino jugaba con las mariposas y recojía las más hermosas flores que a su paso encontraba. Al fianlizar la vía llegó a una modesta casa de madera, luego de tocar la puerta escuchó una voz melíflua que desde el fondo la invitaba a pasar. Mientras se acercaba a la cama de donde la llamaban, y al ver en esta un bulto del que solo se notaban unos ojos malévolos, tuvo un extraño presentimiento. Se llenó de temor y despertó. La canasta seguía al costado de la cama y ella, con la caperuza puesta, miraba en derredor confundida. Las noches siguientes fueron de febril experimentación onírica. En menos de una semana había ya vivido las experiencias de heroínas y doncellas cuyos vestidos guardaba en su armario y se ponía cada noche antes de acostarse. Así llegó temerosa a una tienda donde se vendían todo tipo de disfraces y uniformes. Sacó de su bolsillo una lista con los atuendos que compraría. Las noches siguienes las pasó viviendo intensas aventuras, apagando incendios, develando misterios, domando fieras salvajes, navegando por mares turbulentos enfrentando a piratas aguerridos, aventuras en las que, al final, siempre era ella la vencedora. Emocionada decidió seguir experimentando. Una noche se empolvó la cara , pintó sus labios de rojo carmesí y los párpados de negro. Se amortajó. Era un vestido negro de seda que le llegaba hasta los tobillos. Se acostó de cara al techo con las manos a la altura del ombligo, llevaba en ellas un clavel. Fue el mejor sueño que había tenido en todos esos días, el sueño más hermoso de su vida. Se veía niña, corriendo descalza y saltando en medio de una verde pradera llena de flores amarillas y árboles, desde cuyas ramas, negros y pequeños gorriones esparcían sus trinos en el bucólico ambiente. Gritaba de alegría, sonreía. A su alrededor estaban todas aquellas personas que había conocido, sus padres, amigos de la infancia, todos se acercaban a ella para cargarla, abrazarla, jugar. Era un día soleado de cielo azul intenso y nubes como grandes esponjas multiformes de algodón que viajaban lentas por el firmamento. Fue la primera vez -desde que todo esto había comenzado- que no quiso despertar. Todos se habían reunido alrededor de una gran mesa de madera en medio de ese jardín. Comían y bebían, celebraban algo que tenía que ver con ella pero que ahora le era imposible comprender. Pensó que se trataría de su cumpleaños. Los presentes estaban felices. Por un momento se detuvo y empezó a mirarlos con gesto de extrañeza. Notó que salvo ella las demás personas estaban íntegramente vestidas de blanco. Sintió miedo y quiso despertar, al no poder hacerlo comenzó a correr desesperada buscando a sus padres en medio de un gentío que la perseguía para cargarla. Se abría paso a empujones entre grupos de personas, vestidas de un blanco reluciente, que se ponían frente a ella con los brazos extendidos. Sintió que lloraba. Fue tomada y levantada de las axilas por un tío suyo muerto hacía ya algunos años. Empujó con los pies la cara sonriente del tío y cayó al suelo, se incorporó y comenzó nuevamente a correr. Una anciana desdentada se inclinó hacia ella para entregarle un clavel. Al fondo divisó a sus padres vestidos también de blanco tomados de la mano, tenían la mirada perdida en el horizonte. Comenzó a gritar mientras corría en dirección a ellos. A pocos metros de llegar pisó un gran espejo rectangular que estaba en el suelo y comenzó a caer. Se sintió liviana mientras veía flamear su vestido negro en plena caída. Ahora solo escuchaba los violines cadenciosos y su respiración estertórea. Al despertar vio, desde el fondo en que se encontraba, el rostro lloroso de su madre pegado a un vitral y, a ambos lados, la oscuridad.


Ronald Vega

sábado, diciembre 22, 2007

SOBRE LA NAVIDAD Y UN RELATO

Estimados/as.

Tal vez sea la navidad una de las fechas cuya prostitución ha alcanzado los mayores niveles de aceptación pública. Hace ya un año, por estas fechas, recibía una carta en la que me recvomendaba dejar de ser crítico con todo esto. Ahora creo que hay bastante de razón en eso, y claro, es como que todos han aceptado ya como reales las falsedades que por estas fechas se ven. Bueno, son momentos de sensibilidad. La que no deja de sorprenderme es la sensibilidad empresarial, ver empresas que llevan a sus trabajadores a zonas perifereicas, llevando regalitos a los "niños pobres",niños que el resto del año les importan un pincho. Pero en fin, eso se da desde siempre por estas fechas. Y eso de pasarla con la familia y esas cosas, en fin, no quiero seguir escribiendo sobre esto, que cada uno lo pase como desee pasarlo, lo importante es que se sienta feliz con lo que hace. Y que importante eso de sentirse feliz con lo que se hace, ahora comparto con ustedes un pequeño relato...


UN HOMICIDIO

Pensaste que me comportaría como una de aquellas cándidas niñas silenciosas con quienes estabas acostumbrado a tratar, las mismas bajo cuyas cuadriculadas faldas deslizabas tus asquerosas manos para palpar lentamente, despacio, la suavidad de aquel monte adolescente que teníamos entre las piernas.
Algunas -las mayorcitas- sonreían nerviosas y eso te excitaba más. Otras , como yo, permanecíamos impávidas tratando de encontrar algún "por que" deshojando margaritas en el jardín de nuestra inocencia.
No era el frances la unica lengua que dominabas a la prefección, lo supe cuando tuve tu cabeza -tu calva cabeza de rodilla- bajo mi falda una tarde despues de clase. Aquella vez me di cuenta del inmenso poder que entre mis piernas llevaba. Así fue como llegaste aquí, atraído por ese olor -aroma decías tu- que expele mi sexo cuando me siento nerviosa -excitada decías tu- y que te hacía volar hasta perder el control. Pero ahora quien ha perdido el control soy yo. He querido disfrutarte por última vez y verte pedirme -como siempre lo haces cada que terminamos- esta copa de vino que gustosa te alcanzo. Y hoy que estas retorciendote en el suelo con los ojos blanquecinos, con esa tu cara de cerdo sudoroso envuelto en sucias sábanas de hostal barato, ahora, profesor, me pareces más repugnante que cuando tenía doce años.



Este relato lo he tenido bastante tiempo en un cuaderno, pero ayer, mientras veía algo de noticias, me entere que en Israel -si mal no recuerdo- hay un programa televisivo encargado de sorprender pederastas de internet que coordinan citas para abusar de menores de edad. Al ver esto recorde el relato este, que aproposito lo escribi en un taller de mircorelatos al que asisti hace ya un mes o algo así, y me decidí a publicarlo. Habían mas trabajos en el cuaderno, y tengo otros relatos más en la pc del taller, pero por ahora, publico solo este. Bueno, si no escribo en los proximos días, les deseo lo mejor, ahora y siempre.

Saludos.

Ronald.

sábado, diciembre 15, 2007

RETROSPECTIVAS

Estimados/as

Cada que se acerca el fin de un año se hace imposible no hacer una restropectiva de lo hecho en los últimos doce meses. Y bueno, siempre tenemos muchas cosas en mente, creo que al final es eso lo que nos mantiene vivo, lo digo por que por lo general estas revisiones de lo hecho, al menos en mi caso, nos llevan a grandes decepciones, y es que siempre andamos esperando màs de lo que damos, es contradictorio pero en el fondo me parece bien que eso sea asi , por màs que el resultados sea ese estar sentado en un sillon pensando y pensando en lo hecho y en lo que se piensa hacer en el año que viene. El nunca estar satisfecho con lo realizado me parece ahora una forma de sentirse vivo y recuerdo la frase de una cancion -que hace mucho he dejado de escuchar- "Y decir que todo va bien, es decir estoy muerto". Creo que se trata al final de seguir intentando e intentando, proponernos cosas y desearlas, luego, aquellas que se materialicen seran las prioritarias para nosotros. es que siempre los demas son los que esperan, o asi lo creemos, no lo se, ya saben que yo ando mas confundido que ustedes, pero, solo queria escribir para decirles que no se depriman con estas revisiones de lo hecho durante el año, por que terminamos haciendo lo que pudimos hacer, y lo que no, podremos hacerlo cuando hayan las condiciones, o tal vez lo pensamos pero en el fondo no lo hemos deseado lo suficiente. Las cosas que hagamos tienen que nacer de nosotros sino no tendran ningun valor a futuro.
Aqui les dejo un nuevo vídeo de una banda clásica por estos lares...
http://www.youtube.com/watch?v=UaP_9KwVTog
Les dejo un abrazo y que la pasen bien este fin de semana.
Ronald.

LOS NEGATIVOS.

Estimados/as:

¿Alguna vez se han sentido culpables por ver las cosas de forma negativa? Y es que continuamente se dice "veamos las cosas buenas de la vida" o "no hay que fijarnos en lo malo", pues bien, ese es un problema que a mi me sucede continuamente, pero es que no es posible para algunas personas dejar de irritarnos por aquellos actos que consideramos deleznables. Precisamente creo que ver esas cosas negativas y denunciarlas en la medida de lo posible se convierte en acto necesario por que evita la impunidad, al menos le dejamos la duda a quienes se lo comentamos, asi evitamos que estos actos pasen indavertidos, ahora pienso que no pasan inadvertidos sino que por el contrario han sido asumidos como algo normal para muchas personas, es por eso que no les toman importancia. Entonces ¿Andamos nosotros preocupados por cosas "sin" importancia?, bueno sin importancia para la mayoría, justamente las personas que a través de la historia se han preocupado por esas cuestione sin importancia han terminado haciando grandes aportes para la hunmanidad, en fin, la cosa esta en no quedarse callado ante lo que no nos parece, si pero !putamadre como jode ver esas cosas! todo apunta a seguir nuestro camino con los ojos y los oídos cerrados, el mundo me obliga a no mirarlo aun estan dentro de él, pero eso se me antoja imposible, pero tambien es imposible mantenerse indiferente, como siempre, escribir es una forma de liberarse, de sacar hacia afuera esas cosas que vemos y que no soportamos, una suerte de limpieza personal.
Les dejo un abrazo y una canción.

http://www.youtube.com/watch?v=NylQemH2z_U

Saludos.

Ronald.

miércoles, diciembre 12, 2007

YO DECIDO

18:20


Estimados/as:

En estas última horas he podido recibir los comentarios de personas allegadas a mi al respecto de la decisión tomada sobre este espacio. Es inevitable que este lugar no sea un espacio para la difusión de pensamiento, pensar eso ha sido una contradicción dado que la palabra es en esencia el vehículo sobre el cual viaja nuestro pensar. Ese punto ha sido uno de los grandes aportes recibidos. Oigan. ¿Se han puesto a pensar en lo importante que es el messenger?, estas opiniones de las que ahora hablo me las hicieron por ese medio. Punto aparte. Otra de estas personas -a quien aprecio mucho- me manifestaba que uno nunca es totalmente consciente de lo mucho (o poco) que pueda significar su trabajo para las demás personas, a quienes no siempre se conoce. En fin, tomando la sabia frase de Tolstoi, es muy fácil hacer lo que uno quiere, pero el reto de la felicidad está más bien en querer lo que se hace. Si es así entonces echémosle ganas a lo que hagamos, y si estamos metidos en cosas que no nos gustan (cosa nada rara en una sociedad como esta), busquemos hacer algo que pueda satisfacernos. Creo que eso es vital, el hacer simepre aquello que nos nace hacer, es algo que se debe defender por su vulnerabilidad, siempre se ven personas a las que les gusta mucho ordenar u obedecer, pero pocas veces toman sus propias decisiones. Lo importante de tomar una decisión no es su resultado tanto como la autonomía que puede generar en la persona, el resultado se revierte en un nuevo intento, pero el espíritu sumiso es un lastre difícil de quitar y que con el tiempo se enraíza más en la persona. He visto personalmente esto que ahora les digo, y no saben lo penoso que resulta, bueno no tanto como penoso, es también indignante y en muchos casos hasta molesto, tener que tratar con estas personas, con su abulia y, en fin, José Ingenieros, en el libro "El Hombre Mediocre" hace una distinción muy bueno de esto que ahora torpemente y lleno de rabia, trato de explicar. Bueno, por eso pienso en la toma de decisiones como actividad generadora de autonomía y por ende autoestima, y pongo el caso de los niños que se me hacen ahora el sector mas frñagil a este respecto, por que cuanto más se le hacen las cosas a los niños, menos capacidad de solucionar sus problemas tienen y eso les genera una dependencia que muchas veces los inmoviliza cuando se ven solos frente a una disyuntiva. Y con el tiempo se convierten en los adultos que en el trabajo siempre preguntan al jefe ¿Y ahora que hago señor? ¿Puedo ir al baño? o el típico "Lo que usted diga jefe" y demás frases que me hacen hervir la sangre. Decía que se vuelven luego personas incapaces de tomar alguna inicativa propia, vegetales, parásitos, siempre esperando que el otro señale el camino, y esto tiene consecuencias diría hasta económicas pasando por las sociales y demás. Creo que ese es el germen de toda esta cosa en la que vivimos llamada Perú. Ahora estoy cansado, es un cansancio mezclado con molestia. Bien. He decidido escribir cartas a nadie y publicarlas en el blog.

Saludos.

Ronald.

CARTA PRIMERA

13:15

Estimada persona que lees esto:

Me cuesta mucho estar tranquilo. Siempre he andado pensando en cómo hacer de este sitio un lugar para la difusión de ideas y demás cosas que a estas alturas ya se me presentan ociosas, o lo que es peor, simples artilugios para ocultar mi propia ociosidad. Ayer en una ceremonia de graduacion escuché decir que lo único constante es el cambio, quedé pensativo. Esta mañana antes de salir de mi trabajo un colega me preguntaba por el blog, no supe que responderle "ahi está", le dije con desgano. Y es que lo tuve abandonado por cansancio, ese cansancio emocional que se da cuando algo que deseas mucho termina por no salir como lo pensaste, o peor, ni siquiera se termina por asemejar a lo que en algún momento pudiste imaginar. Asi que camino a casa estuve pensando en esto. Llevo algunos años escribiendo un diario y no quiero convertir este espacio en eso, ustedes no tienen por que estar leyendo esas cosas, y decidi escribir cartas, esto es algo que me gusta, hubo un tiempo en que lo hacía con frecuencia hasta que mis destinatarios terminaron por olvidar responderme, ahora es distinto, por que escribo sin esperar respuesta alguna, es como escribirle a nadie, tal vez aquel que no espera nada de nadie pueda llevar una vida más tranquila, eso no lo aseguro. Lo que sí aseguro es todo lo contrario, aquel que espera mucho de las personas o de lo que hace, siempre va a lidiar con una que otra frustración que terminará jodiéndole el alma. Bueno, la cosa es que ahora, luego de muchos intentos fallidos por hacer de este espacio algo que en verdad nunca pudo ser, o, diria mejor, por hace de mi algo que jamas seré, he decidido reducir mis ideas a lo más sencillo, a lo mas simple, a escribir cartas. Dejo todo lo antes hecho aquí como muestra de que no me arrepiento de nada, igual las cosas que hacemos nos enseñan, aunque a veces nos enseñen a no seguir haciéndolas. Renuncio a cualquier intento de hacer de este espacio una tribuna para la difusion de ideas o pensamientos, o una plataforma filosófica o un laboratorio para ensayos sociales, renuncio a eso, solo quiero escribir, hacer algo que jamás dejaré de hacer, comunicarme a traves de las palabras, pero ahora de la forma más sencilla y común que se pueda, sobre cuestiones tan superficiales como profundas (esa definicion se la dejo al lector/a) y nada más, no espero más de esto, y me viene igual si lo leen o no lo leen por que a decir verdad no escribo para ustedes sino para mi propio solaz, para mi tranquilidad, por que escribir es lo único que me hace sentir bien en esta desolada isla.

Saludos.

Ronald.