lunes, marzo 03, 2008

BOLIVIA: MOMENTO HISTÓRICO

Ronald Vega

La del pasado jueves veintiocho de febrero fue una noche muy especial para quienes buscamos la unidad del país. El congreso aprobó llevar a referéndum la nueva Constitución Política del Estado (CPE), esto en medio de un clima de tensión iniciado principalmente por aquellas personas que desconocen la legitimidad de los líderes sociales que el pueblo Boliviano eligió libremente. Estas tensiones llevaron a diversos sectores sociales, mineros, campesinos, cocaleros, estudiante, entre otros, a realizar un cerco al local del legislativo desde el martes veintiséis para ejercer presión sobre sus representantes y exigir la aprobación de la convocatoria a referéndum. La discusión principal se basa en lo estipulado en el artículo 398 de la nueva CPE, en el que se determina entre cinco mil y diez mil hectáreas de tierra la cantidad máxima que algún ciudadano pueda poseer, es sobre esas dos cantidades que se dirimirá el próximo cuatro de mayo en consulta popular. Esto genera controversias sobretodo en un país en el que casi el 40% de las tierras están en manos de dieciocho familias que históricamente han vivido del latifundio y la explotación de la mano de obra indígena.
Los días posteriores a la decisión tomada en el congreso se han realizado diversas manifestaciones en contra de la sesión del jueves y las decisiones ahí tomadas. La pérdida de la memoria histórica es una constante en muchos de nuestros países y Bolivia no es la excepción. Muchos personajes políticos que estuvieron ligados al gobierno de Sánchez de Lozada (Goni), quien actualmente se encuentra protegido por los Estados Unidos y carga tras de sí con las muertes de la guerra del gas, han salido a los medios para calificar al gobierno como “dictadura” en una clara muestra de conveniencia, me pregunto dónde habrá estado esta gente cuando el gobierno del Goni manchaba las calles del Alto con la sangre del pueblo. Lo cierto es que en el congreso se ha tomado una decisión por mayoría, se dice que el cerco no permitió el ingreso de algunos congresistas de oposición. Esta sociedad se encuentra ahora convulsionada, la derecha principalmente blanca y empresarial, mueve ahora todas sus fuerzas en la campaña por el NO, y claro, no era para menos, tienen que decir no a un proyecto constitucional que reivindica los derechos de aquellas personas de las cuales ellos han vivido y con cuya explotación, no solo de estas personas sino muchas veces de sus tierras, han amasado grandes fortunas. En Bolivia ha llegado la hora del pueblo, de ese pueblo que bailó en las calles cuando la Asamblea Constituyente había terminado de elaborar la nueva CPE, y aunque se espera que las quejas y denuncias (muchas veces hipócritas y alucinadas) de la derecha continúen, existe aquí un pueblo decidido a no ceder un milímetro de esta oportunidad histórica que hoy se le presenta.

Son dos temas que se llevarán a consulta el próximo cuatro de Mayo, el asunto del artículo 398 y la aprobación de la nueva CPE. Hay en todo esto una extraña coincidencia en cuestión de fechas, y es que precisamente es el cuatro de mayo la fecha que eligieron los autonomistas (secesionistas a mi juicio) de Santa Cruz, para llevar a referéndum –de forma abiertamente inconstitucional- su estatuto autonómico, en el cual, entre otras aberraciones, se otorga inmunidad a los funcionarios públicos del departamento. En la sesión del jueves se aprobó además una iniciativa por la cual es solo el congreso el único estamento en capacidad de convocar a un referéndum departamental, dejando así sin efecto el proyecto promovido por la clase empresarial de Santa Cruz. Un dirigente minero declaró el viernes durante la promulgación por parte del presidente Morales de las decisiones tomadas el jueves, que ellos “reprimirán” a los autonomistas en Santa Cruz, por su parte un dirigente cruceño dijo que no están dispuestos a desistir de sus intenciones autonómicas (secesionistas) y que recibirán con “puñetes y patadas” a los mineros o a cualquiera que este en contra de sus intereses.

Uno de los representantes políticos de Santa Cruz, apellidado Costas, instigó a abandonar la ciudad a todas aquellas personas que no estén de acuerdo con los estatutos autonómicos, eso ya dice mucho de sus intenciones con todo esto. Por su parte el presidente ha aceptado las autonomías pero dentro del marco de la nueva CPE. Sí, es un panorama conflictivo el que se está viviendo en este país, nosotros ya sabemos de que lado estamos, pero en el fondo esperamos que todo este proceso se pueda llevar evitando choques violentos, esta no deja de ser una buena intención, puesto que la realidad muestra que al parecer será algo inevitable. Es lógico además, este proceso esta yendo en contra de los intereses de las minorías que por años manejaron este país a sus anchas en desmedro de las mayorías populares. Estaremos atentos al devenir político de Bolivia, puesto que creemos además que aquí se esta forjando una nueva forma de manejo institucional, un proyecto social, político y económico que en un futuro se convertirá en importante ejemplo a seguir por los demás países de Latinoamérica.




No hay comentarios.: