viernes, agosto 22, 2008

BOLIVIA: EL CONTUNDENTE TRIUNFO DEL GOBIERNO EN EL REFERÉNDUM RADICALIZA EL ACCIONAR DE LA DERECHA



El referéndum revocatorio realizado en Bolivia el pasado diez de Agosto ha ratificado al gobierno de Evo Morales con un resultado contundente, pero por otro lado ha radicalizado el accionar de la oposición. El panorama político Boliviano se complejiza cada vez más. Durante el discurso presidencial realizado en la Plaza Murillo luego de saberse los resultados del referéndum, el público asistente gritaba ¡Mano dura! en clara referencia a la actuación conciliatoria que el gobierno ha tenido con la oposición liderada por el prefecto de Santa Cruz Rubén Costas. Es cierto que por un lado los resultados del referéndum fortalecen al gobierno dándole una mayor legitimidad en su accionar, sin embargo la oposición sabe muy bien de la imagen internacional que tiene el gobierno de Morales y trabaja forzando en cada una de sus acciones la intervención militar del estado. Costas ha llamado “Mal nacido” al presidente de la república y Morales se cuida mucho de no caer en el juego verbal pidiendo constantemente el diálogo: “Ustedes saben compañeros y compañeras, somos de la cultura del diálogo” dijo hoy en Cochabamba durante un acto público. La oposición por su parte convoca a paros cívicos en sus departamentos, en Santa Cruz se han manifestado reiteradamente actitudes fascistas, principalmente por la Unión Juvenil Cruceñista, grupo de choque perteneciente a la prefectura de este departamento. Ahora los prefectos de los departamentos opositores convocan a un paro permanente desde el próximo lunes 25 y un bloqueo general, hay que recordar que precisamente son estos departamentos quienes abastecen al país de los principales alimentos. Álvaro García Linera, vicepresidente de la república ha señalado hoy que esta decisión de la oposición es un acto que va en contra de Bolivia. El gobierno de Morales está entre la espada y la pared, el referéndum ha complicado la situación puesto que por un lado tiene la presión de sectores sociales e indígenas que exigen al presidente la profundización de las reformas sociales que se vienen llevando a cabo, y por otro una derecha fascista que al verse reducida radicaliza su accionar con miras a desestabilizar al gobierno.

¿REVOLUCIÓN O REFORMAS?
El presidente Boliviano gusta mucho definir a su gobierno como una “Revolución democrática cultural”, esta frase podría ser discutida puesto que en Bolivia la palabra revolución aún me parece que suena lejana. Lo cierto es que el gobierno ha comenzado a desarrollar una serie de reformas sociales que claramente atentan contra los eternos privilegios de ciertos sectores sociales y se orientan a beneficiar a los sectores eternamente marginados del país. Uno de ellos por ejemplo es el recorte del Impuesto por hidrocarburos (IDH) uno de los principales ingresos de los departamentos opositores, con ese dinero el gobierno ha creado una serie de rentas para los sectores más pobres del país como la renta dignidad o pensión de vejez y el bono Juancito pinto o bono de escolaridad, dinero que va directamente a las manos de estudiantes escolares, además de las nacionalizaciones de empresas vinculadas a la explotación de recursos naturales en el país. Todo esto le da al gobierno la posibilidad de aumentar sus arcas y direccionar ese dinero para el beneficio de los sectores necesitados que al final de cuentas son quienes mayor apoyo han demostrado al gobierno de Morales. Lo que se vive en Bolivia es un proceso democrático de reformas sociales que benefician a un gran sector de la población, sin embargo aún prevalecen privilegios de ciertos sectores que difícilmente podrían identificarse como Bolivianos para cualquier extranjero, pero que al final de cuentas, como en la mayoría de nuestros países Latinoamericanos, forman parte de estos sistemas de iniquidad en los que vivimos.

EL SIGUIENTE PASO: APROBAR LA NUEVA CONSTITUCIÓN
Está claro –incluso para él- que Evo Morales es parte de un proceso, puesto que como presidente tiene un periodo determinado luego del cual, por el bien del proceso y la democracia en Bolivia, deberá retornar a las bases de las que salió, estamos seguros que los Bolivianos y Bolivianas no han votado por el presidente en el referéndum sino por la continuación de un modelo de gobierno con el cual se sienten representados y, con miras a la continuidad de este modelo, la aprobación de la nueva constitución política del Estado, salida de complicados y saboteados procesos de debate, se convierte en la piedra angular de la continuidad del proceso que vive este país. El embajador Boliviano en México hablaba esta tarde sobre la actividad realizada ayer en la capital de este país, actividad en la cual un grupo de científicos sociales declaraban que el proyecto constitucional Boliviano es uno de los más completos en toda Latinoamérica y, quien haya leído el texto constitucional que será sometido a voto popular en Bolivia, no dejará de dar la razón a este grupo de intelectuales Mexicanos. Estamos seguros que la no aprobación del texto complicaría en mucho la continuidad del modelo político que el gobierno ha puesto en marcha.


LAS TAREAS DEL GOBIERNO
Dentro del complejo panorama político Boliviano el gobierno tiene ahora problemas prioritarios que solucionar. En primer lugar el embate de la oposición sin ver con esto mellada su imagen internacional, cosa que los comités cívicos buscan en cada acción que realizan, está claro que la militarización de las zonas de conflicto no sería un acto conveniente por parte del gobierno, aunque al parecer –esperemos se encuentren otros mecanismos- sería una de las pocas salidas que quedan dadas las constantes acciones de provocación que la oposición realiza como tomas de locales públicos, agresiones a la población indígena, paros, bloqueos entre otros. Luego se hace necesaria una profunda labor de difusión del nuevo texto constitucional, tarea que el gobierno hace ya algún tiempo ha comenzado a realizar, es imprescindible llevar el texto a los barrios y poblaciones alejadas para que la población lo asuma como suyo, garantizando así no solo la aprobación sino –lo que consideramos más importante- la defensa del texto constitucional frente a futuros gobiernos que pueda tener este país. Finalmente la aprobación que ha tenido el gobierno en el referéndum lo lleva a profundizar las reformas sociales que viene realizando en beneficio de los sectores más necesitados del país, el gobierno de Morales no puede darse el lujo de seguir manteniendo en espera a esos distintos sectores que hasta hoy no se sienten beneficiarios de las reformas que se están realizando. Es un momento crucial para el gobierno Boliviano que debe seguir trabajando para mantener y profundizar el modelo que practica y garantizar su continuidad en el tiempo.


No hay comentarios.: