miércoles, septiembre 03, 2008

ALTO AL FASCISMO EN BOLIVIA...!!!

El pasado 29 de Agosto durante una manifestación en Santa Cruz, un grupo de personas fueron agredidas física y verbalmente por su origen etnico. El diario La Prensa cita en su edición del pasado domingo la frase racista e indignante de uno de los agresores: "QUEREMOS LA INDEPENDENCIA, NO QUEREMOS A ESTA RAZA MALDITA EN NUESTRA TIERRA".

El problema de racismo que a la actualidad vive Bolivia se hace cada vez mayor, denunciarlo y combatirlo se convierte en imperante necesidad para quienes aqui vivimos.




Fuente "La Prensa", publicado por Indy La Paz.


El nombre de Amelia Dimitri quedará grabado en la memoria del pueblo boliviano como la expresión condensada de la violencia y el racismo de los sectores más conservadores de la oligarquía cruceña, después de haber protagonizado las recientes golpizas e insultos a las mujeres de pollera que se encontraban en las cercanías de la plaza principal de la ciudad de Santa Cruz, el pasado 29 de agosto.



Qué triste manera de mostrar los deseos y los más bajos instintos de la juventud que aún mostraba su cuerpo y sus movimientos, atada por su látigo a los denominados grupos de la Unión Juvenil Cruceñista, Resistencia y Alianza Autonomista de Santa Cruz. ¿De dónde esta pobre mujer habrá sacado tanto odio y rencor? ¿Qué tipo de vida habrá tenido para llevar en sus manos y sus palabras tanta destrucción? Qué penoso conocimiento del país habrá recibido.
Las imágenes de aquel memorable día reflejan a esa Amalia Dimitri acompañada por un bando de jóvenes y no tan jóvenes, al mando de pseudo dirigentes, entrenados, organizados y pagados para producir agresión. Al parecer, esta gente no sabe hacer otra cosa —concientes o no— de lo que provocan, del terror que siembran, de las heridas que abren y de la dignidad que mellan.



Sus actos y gritos que se materializan en los golpes y los agravios recogen los sentimientos más profundos de la desesperación, la voz ahogada, el golpe desaforado, la ceguera incontenible. Temen perder el mundo mezquino de privilegios que sus familias renombradas les han otorgado. Temen perder la posibilidad de tener todo a costa de no hacer nada, mientras otros sean los que trabajen. Y quizá también teman perder la facilidad de una vida repleta de placeres y vacía en esencia, valores y ética. Puede ser que cada golpe y cada insulto sólo tengan un precio, lo cual confirma la liviandad de esas extrañas pero reales existencias.



Sea cual fuera la sin razón de sus actos, están lejos de impedir el paso de la historia. En Bolivia un proceso irreversible avanza de la mano protagónica de las organizaciones sociales, campesinas, indígenas y originarias. Ellas aguardan con la paciencia de más de quinientos años y observan la soberbia, la prepotencia y a la vez el pánico de los imbuidos de espíritu foráneo, colonizador e invasor. Ni con todos sus golpes financiados por los de apellido Vich podrán detener el inevitable avance del destino que conduce a la liberación de los pueblos indígenas de esta América.

Usted puede ver las fotografías de las agresiones en elsiguiente link

http://bolivia.indymedia.org/node/16281

No hay comentarios.: