miércoles, noviembre 26, 2008

PEQUEÑA HISTORIA SOBRE LA MUERTE Y EL LLANTO

Un niño caminaba de regreso a casa, su abuelo acababa de morir en el hospital del pueblo, el niño lloraba sin consuelo. Al llegar a la esquina de casa le salió al encuentro una anciana mujer que lo detuvo en medio de la calle. ¿Por que lloras niño?, preguntó la anciana, el niño le explicó que su abuelo acababa de morir y que por eso lloraba. La Anciana le dijo: No llores más querido niño, cuando muere alguien lloramos por que sabemos que jamás lo volveremos a ver, pero estamos equivocados por que al llorar, esa persona sale de nosotros convertido en lágrimas, por eso es mejor no llorar y así esta persona que se fué vivirá en nosotros para siempre.

El niño miró a la anciana unos minutos, respiró profundo...y continuó llorando desconsoladamente hasta llegar a su casa.



No hay comentarios.: