martes, diciembre 09, 2008

G

Asísteme, cubre con tus manos
todos los dolores de mi cuerpo,
no dejes que crezca el lumbago
que cultivo desde tu último abandono.

Bésame como cuando no habían nacido
estos óxidos del alma.

Recoge este cuerpo minado por el hastío
y dale el soplo de las primeras canciones.

Tiéndete a mi lado y acompaña
los ires y venires de mi respiración,
devuélveme los enérgicos pasos que di
en el estreno de nustra hisotria.


Rafael Arraíz Lucca (Caracas, 1959)
Del libro: "Antología poética"
Montéavila Editores, 1999.

No hay comentarios.: