miércoles, marzo 11, 2009

PARA ESCONDERME EN EL VIENTO...

Difiero con la realidad cuando esta me es adversa y cuando me es favorable también difiero pero no lo digo por que callar se hace preciso entonces ¿Qué estamos esperando para lanzar nuestras bombas contra el enemigo? sí, lo sé, estamos esperando que comience la guerra. ¿Con este pantalón a cuadros y el girsasol en las manos? Hay quienes esperamos que comience la guerra para buscar el control remoto que lleva perdido varios dias. No pretendas llevarme al donkut donus de la mano con tu mejor sonrisa si sabes que en el corazón llevo una bala que duerme el sueño de los siglos sobre una hamaca en una playa del caribe. Si hoy no viste pollo en la mesa prepárate para lamer el plato vacío de tus heridas jamás cicatrizadas y !Qué poco pudor le queda ya a la luna sobre este cielo transparente¡ es una mancha incolora y babosa sobre el rostro de una niña noruega o mejor pensarlo a la inversa frente al mar de espaldas al muro no hay mensajes en el pico de las palomas mensajeras pero aumentó la visión en los osos de anteojos se ha quemado el pasto de los años en las puntas de las pestañas postizas.

El salón se llenó de humo y los invitados tosen frenéticos niñas de blancos vestidos tosen y lloran antes de caer sobre el piso los leones con melena de nube huyen volando por los techos hay magos que perdieron las instrucciones para usar el sombrero la vida es un pedazo de papel sobre el cual pegamos fragmentos de lo que nos sucede entonces te das cuenta que vas perdiendo la batalla contra las pulsaciones de las sienes, explota hermana, explota hermano, explota contra esas pequeñas ratas con traje negro de etiqueta, detona con ellas. Las aeromozas de esta línea aérea no tienen orejas y en su lugar les han crecido hermosas margaritas con el logotipo de la empresa diseñado en el cáliz.

Alguien ha colgado ropa sucia en el tendedero y dejó veneno en el plato de los perros que duermen en la azotea, yo la he visto, sé quién es pero la quiero y no puedo denunciarla, por que es una parte de mi que por un momento extendió las alas. Acabó la agonía de las moscas en la sopa. Ahora solo se escucha el alegre canto de los cuervos que planean sobre el verdor de un maizal crecido en el más hermoso prado de tu sonrisa. Los perros no ladran, agonizan bajo el fuerte sol que da en la azotea, pero los niños siguen jugando a echarse agua a pesar del hedor que expele la ropa sucia. ¿Has visto el choque frontal de dos trenes delante de tus ojos? o ¿La resignación de una niña que agacha la cabeza? Ha llovido demasiado sobre este páramo y el sueño dormido despertó sacudiendo su traje de luz buscando un lugar donde guarecerse, ahora es él quien define sus pasos, es mejor así a verlo inconsciente golpeado por el recuerdo bajo la lluvia.

Yo solo busco una sombra para esconderme en el viento.

No hay comentarios.: