martes, mayo 12, 2009

DOS

I

CUANDO SE CIERREN LAS CORTINAS


Y si alguna vez se rompiera el cielo entre tus manos, no habría por qué nadar con las estrellas.

Cuando el amor no nato se posa sobre los hombros, es porque la vida ha cantado en su nota más alta. Entonces el cisne cuello serpenteante hundirá en la tierra su cabeza, para mover la cola al sol naciente. Cada peldaño avanzado de escalera, será triunfo de nuestros pies encementados.

Cuando se cierren para mí las cortinas de tus ojos, cuando se cierren –digo, si es que sucede-, entonces alzaré brazos y tensaré músculos, para soportar el peso del océano mientras pienso una salida. Pero antes de eso –digo, si es que sucede-, habré comido el último fruto de tu jardín, aunque jamás pueda acabar con tu paraíso.

Cuando se cierren para ti las cortinas de mis ojos, cuando se cierren –digo, si es que sucede-, solo quedará una carpa de circo sin payasos, un anciano domador y su viejo loro mirada infame. El eterno plato vacío sobre mesa de familia pobre. Pero antes de eso –digo, si es que sucede-, habrás presenciado función inolvidable, como única espectadora. En butaca preferencial.

Y si alguna vez se rompiera el cielo entre mis manos, solo quedará el canto de los pájaros en la lejanía.


II

INFINITIVO JUEGO VERBAL DIRIGIDO


Golpear con furia nuestras propias puertas hasta derribarlas.

Alimentar sueño y convertirlo realidad.

Naufragar océano miel para descansar en orilla de mirada.

Eternizar el silencio del lago de espejos.

Superar las fronteras de la razón.

Horadar la piedra y acurrucarnos en su alma.


Dormir bajo sol naranja.

Escindir rémoras para ser libres.

Saborear néctar de frutos prohibidos.

Partir al encuentro de la vida.

Intimidar miedo que detiene.

Encontrar vida en la mirada.

Reír con el cuerpo entero.

Temblar, estremecerse.

Abrazar el mundo a cada paso.


Y, entonces.

Avanzar caminos intrincados.


Edificar casa de colores en barrio policial.

Ser Dios de tu propio cielo.


Habitar castillo de algodón.

Ofrecer todo y esperar nada.

Redimir alma y alzar vuelo.

Antes que empiece EL BOMBARDEO.

No hay comentarios.: