lunes, mayo 04, 2009

TRES

I

He visto el sol que habita en tu mirar.

El aroma de la hierba en tus cabellos,

porque eres jardín,

tierra mojada,

planta silvestre.

Bendíceme con lluvia de tus manos.

Enséñame a saborear la naturaleza de tus pasos.

Déjame verte brillo de luna,

policromía de arcoíris.

Muestra ante mis ojos tu belleza.

Ilumíname.

Iníciame en el acto de vivir.

Derrama luz sobre mi cuerpo.

Cúbreme de minerales,

nútreme de savia,

llévame al cielo.

Se tierra para mi cuerpo muerto y naceré flor en tu jardín.


II

Mortal ingenuidad desciende de sonrisa.

Alada, sempiterna. Egregio pesar posa sobre vacía concavidad ocular.

Ave desplumada y seca cae sobre calle oscura. Desolada.

Hilillo de sangre fluye solitario desde el pico. Ya nadie habita el alma.

Algo se esconde entre la hierba nocturna. Mano de fuego. Silente cantar.

Manantial de recuerdos brota furioso desde la hondura del olvido.

Musgosa osamenta yace en fondo marino. Cráneo ígneo, olvidado.

Caer constante, flotar eterno. Río de orejas quemadas discurre entre sienes.

Búsqueda estéril, interminable. Cuestionario vacío. Limbo perpetuo.

Mirar adelante es ver lo que hay detrás. Mirar atrás es verse sobre la nada.


III

Una anciana desdentada se arrastra por camino espinoso. Tiene una pierna amputada. Le falta poco para llegar. Al final del camino la espera quien le arrebató las muletas, y con ellas, golpeará la cabeza de la anciana. Favor que jamás podrá ser del todo agradecido.

Desde la ventana del carro la niña señala el cementerio. ¡Mira papá, un cementerio! El padre observa un terral abandonado y pregunta: ¿Es el cementerio o el lugar donde entierran a los pobres? La niña cambia de expresión, se aparta de la ventana, mira a su padre y responde: Qué importa, si todos están muertos.

Cuando el pequeño descubrió que tenía que bajarse los pantalones antes de cagar, se puso tan contento que corrió a buscar a su padre y le dijo: Ahora ya sé lo que sientes cuando le pegas a mi mamá. El padre lo miró extrañado y sin reacción. El niño agregó: Sabes que es una cagada, y sientes que no te ensucias.


1 comentario:

KaRn dijo...

saludos:
interesante el escrito.