martes, mayo 19, 2009

WARA

Arrullo tu voz entre mis brazos, sumida en profundo sueño.

Cargo tu sonrisa sobre mi espalda en un aguayito de colores.

Tu mirar de niña avanza tomado de mi mano, por este camino silencioso.

¿Dónde estarán ahora tus manitas de viento, tus pies de nube?

Solo he visto de ti, lo más hermoso que tienes hasta hoy, envuelto en miedo que prolonga tu llegada.

Y ese alegre paseo por los parques de mi sueño multicolor, cantando con los pájaros a cada paso. Sinfonía lejana.

Debo entregarte todo lo tuyo que cargo, tus ojos de miel que me observan desde algún lugar del cielo, para que veas la dicha que te espera. Tus pies de nube para correr por praderas infinitas, tu azul sonrisa, tan suya, tan mía.

Pero, si prefieres seguir embelleciendo el cielo con tu luz, si es tu deseo permanecer en donde estás, entonces tomaré todo lo tuyo que tengo y lo lanzaré al viento de los mares, mientras aspiro el salado aroma de la brisa, que eres tú.




2 comentarios:

Andrés Zarzuelo dijo...

buenísimo poema ronal ¿es tuyo? te mando saludos

K i L L a* dijo...

Del cielo la inocencia
se transporta a los ojos en la tierra
en tiernos abrazos por las mañanas, en las tardes de colores, de flores con dulces olores...
Aqui la tierra, bajo el cielo, puede dejarse ser cielo al dar la bienvenida a los ángeles de la armonía....

WARA me inspiró
[abrazo*]