martes, junio 23, 2009

INOCENCIA "LA SUAVE"

Nuevamente...Reflexiones pedagógicas narradas desde la (Supina) ignorancia, presentan el debut de...

INOCENCIA "LA SUAVE" en...

"Conociendo al enemigo"


Terminado el recreo me tocaba hora libre. Tras de Cachiporra habían salido los demás profesores. Cada uno al salón donde le tocaba clase. Solo ella se quedó. Ahí estaba: rostro de águila seca y vieja, anteojos que le llegan a la mitad de una punteaguda nariz. Observa mientras me siento en la silla del frente, desanimado por el comentario de "Cahiporra".

- Coincido contigo. -Dice mirándome fijamente a los ojos- Cada vez se lee menos en este país, pero no solo es cuestión de cantidad sino de calidad. Ahora casi nadie lee a los clásicos, por el contrario se prefieren las obras facilonas que muchas veces se compran en ediciones mutiladas que vienen así, incompletas.

Nunca entendí por que Inocencia "La suave", enseña en este olvidado colegio. Se le nota a leguas su capacidad. Siempre responsable y dedicada, lleva muchos años aquí, muchos antes incluso de que yo llegara.
Su comentario me emociona, es la muestra de apoyo que necesitaba para saber que el mundo todavía es mundo, me pongo repentinamente de pie y digo solemne mirando al infinito:

- Tiene usted toda la razón profesora Inocencia, ¿Dónde han quedado los clásicos? Shakespeare, Victor Hugo, Horacio, !ahora no son más que vieja retórica de amarillenta currícula educativa¡ Es nuestro deber como abnegados defensores del conocimiento y la noble misión de ser docentes, recuperar a esos grandes hombres de las letras universales y volverlos al sitial que merecen en el pensamiento de cada uno de los estudiantes con quienes trabajemos, para que así puedan también ellos disfrutar de la belleza que esconden las obras de tamaños autores.

"La suave" ya no me miraba. Estaba leyendo "Sangre de Campeón"de Carlos Cuauhtémoc Sánchez, en una edición pirata de esas que no cuestan más de tres soles. No lo podía creer, asombrado le pregunto:

- Profesora ¿Está leyendo ese libro absurdamente moralista en edición pirata? ¿Un libro que pretende dirigir el comportamiento de la juventud según las leyes del sistema dominante? ¿Un libro insano, deformador, AHUEVANTE?

Ahí me detuve, tenía que respirar, no podía creer lo que veían mis ojos. "La suave" vuelve a mirarme y sonriendo responde.

- Pero claro. Hay que conocer al enemigo para derrotarlo.

Dejé la sala de profesores con mi tomo de "Los miserables" bajo el brazo, pensando en la urgente necesidad de un café.

No hay comentarios.: