domingo, septiembre 13, 2009

CACHIPORRA: "PEQUEÑA TRAICIÓN"

Reflexiones pedagógicas presentan a...

EL PROFESOR CACHIPORRA en...

"PEQUEÑA TRAICIÓN"


Cachiporra y el director caminan juntos en el patio del colegio. Un grupo de estudiantes hace deporte a esa hora. Juegan al fútbol. El balón surca el cielo y se dirige hacia ambos. Cachiporra siente tras de sus orejas la creciente ovación de un estadio lleno gritando su nombre, se observa vestido de corto vistiendo la camiseta de la selección nacional, levanta la mirada, el balón va hacia él, aparta con un brazo al director-defensor que cae sentado al suelo, se eleva en salto felino, la baja de pecho y devuelve el balón en acrobática maniobra.

Ahora, siempre de pie, se toma la rodilla con una mano y con la otra se frota la espalda. El director se incorpora aturdido y con dificultad, estaba a poco de decir algo pero al ver a Cachiporra en tan lamentable estado pregunta:

- Profesor ¿Se siente bien?

El auxiliar le lanza una mirada dignamente adolorida y sin cambiar de posición, mirándolo siempre desde abajo, responde:

- Sí, solo ha sido una pequeña traición...de la EMOCIÓN.

El director lleva a Cachiporra -que no puede cambiar su postura- a la enfermería. En el campo de juego algunos alumnos ríen con disimulo.



Un historia de: Ronald Vega

jueves, septiembre 10, 2009

DE QUÉ SIRVE...


De qué sirve maquillarme

si tú no me vas a ver,

de qué sirve que cante

si tú no me vas a oir

de qué sirve la vida

si tú no estas aquí

de qué me sirve vivir...


http://www.youtube.com/watch?v=ezBnItEY_-c&feature=related

lunes, septiembre 07, 2009

RUTA

A las siete de la noche en junio

nuestras semillas de plata

reflejan las comarcas infinitas.

Mientras venimos del valle

llenos de arrugas y de wawas

subimos dormitando brincando

sobre los ejes y los baches

mientras pierdo las sombras

de obsidiana

su metal allá abajo

aquí nos amontonamos

como siempre trepamos

remolcando el rumor.

Vamos ascendiendo al Mundo

desde el fondo de la Tierra.





Iván Yauri ( Cusco, 1963)
Del poemario "Viento de Fuego"
Hipocampo Editores, 2007.

jueves, septiembre 03, 2009

Heces

Esta tarde llueve como nunca; y no
tengo ganas de vivir, corazón.

Esta tarde es dulce. Por qué no ha de ser?
Viste gracia y pena; viste de mujer.

Esta tarde en Lima llueve. Y yo recuerdo
las cavernas crueles de mi ingratitud;
mi bloque de hielo sobre su amapola,
más fuerte que su "no seas así!"

Mis violentas flores negras; y la bárbara
y enorme pedrada; y el trecho glacial.
y pondrá el silencio de su dignidad
con óleos quemantes el punto final.
Por eso esta tarde, como nunca, voy
con este búho, con este corazón.

y otras pasan; y viéndome tan triste,
toman un poquito de ti
en la abrupta arruga de mi hondo dolor.

Esta tarde llueve, llueve mucho. !Y no
tengo ganas de vivir, corazón¡




César Vallejo.
Del poemario "Los Heraldo Negros"

martes, septiembre 01, 2009

OTRA DE CACHIPORRA...

REFLEXIONES PEDAGÓGICAS NARRADAS DESDE LA IGNORANCIA PRESENTAN A...

EL PROFESOR CACHIPORRA en...

"TRABAJO INFANTIL"


El director conversa en su oficina con dos fiscalizadores del Ministerio de Educación que llegaron al colegio esta mañana.

- Aquí nuestros alumnos, dada su situación de pobreza, se ven en la necesidad de trabajar desde muy jóvenes...

Los funcionarios estatales lo observan como a aquel que dice una verdad consabida. Uno de ellos decide poner fin al monólogo iniciado por el director.

- Perdone usted, pero nos gustaría recorrer un poco el plantel.

El director, molesto pero sin perder la cordialidad, accede al pedido y llama para esto a nuestro querido Cachiporra, quien en ese momento andaba merodeando la sala de profesores.

- Profesor Cachiporra, acompañe por favor a los señores a conocer nuestro colegio.

Cachiporra hincha el pecho y con voz militar responde:

- ¡Por supuesto! Señor director.

Dos agentes policiales abandonan el aula del quinto D empujando al “jeringas” delante de ellos. Los funcionarios del ministerio, asombrados ante la escena, preguntan a Cachiporra:

- ¡Pero cómo! ¿Acaso no era que estos chicos trabajaban desde pequeños?
- Sí, él era uno de los más trabajadores.

Los funcionarios estatales, ante la inesperada y contradictoria respuesta de Cachiporra preguntaron al unísono:

- ¿En qué trabajaba?
- Limpiando carros (Siente sobre sí las miradas de los funcionarios), POR DENTRO.

Cachiporra se tapa la boca con ambas manos y agachando un poco la cabeza comienza a reír.