martes, enero 25, 2011

REDENCIÓN

Escribe Julio Dalton



Cuenta hasta tres. Respira y, con dificultad, intenta incorporarse. Tiene la camiseta manchada de sangre y el cuerpo adolorido.

Cielo azul intenso.

Sol cenital.

Camino de tierra.

Bulla de gente a lo lejos. El miedo lo arrastra hasta unos arbustos donde intenta ocultarse.

Lo han visto.

Tiembla.

Lo rodean.

Gime.

Silencio. Dos hombres lo ponen en pie. Los demás lo miran extrañados. Traen agua y lavan su rostro. Adornan el cuello con serpentinas y le rocían mixtura. Antes de ponerse la máscara sonríe. Suena una matraca, la banda vuelve a tocar. Es Febrero y falta poco para llegar al socavón.

No hay comentarios.: