viernes, febrero 04, 2011

CAMINO A GUANTÁNAMO, VOCES PARA ACABAR CON UNA DE LAS VERGUENZAS MÁS GRANDES DE LA ESPECIE HUMANA EN LA ACTUALIDAD


Escribe: Josefina Matta


Ojalá “Camino a Guantánamo” fuera una película. Una de esas ficciones que a lo mucho podría generarnos alguna molestia con el mundo, con la especia humana. Pero, el problema con esta película es que es un documental. Todo lo que allí se muestra ha sucedido realmente. Cuatro personajes que sobrevivieron a una larga y oscura noche que duró más de dos años, en la base militar estadounidense ubicada al sureste de territorio cubano.

El documental comienza con las declaraciones del ex presidente norteamericano George W. Bush: “Lo único que sé con certeza es que esa gente es mala…” Entonces comienza la historia de Asif, joven inglés de 19 años que, por insistencia de su madre, vuelve a Pakistán para casarse. Una vez que decide contraer nupcias llama a tres de sus amigos, que viajan también desde Inglaterra a su boda. Era septiembre del año 2001.

La curiosidad de los jóvenes por conocer de cerca lo que en ese tiempo estaba sucediendo en Afganistán, los llevó a cruzar la frontera, en octubre del mismo año, sin saber que esa aventura los pondría en el medio del ataque contra Afganistán organizado por las fuerzas aliadas a estados unidos para derrocar el régimen talibán.

“Camino a Guantánamo” es la historia de un grupo de jóvenes ingleses de ascendencia musulmana, que estuvieron en el medio del fuego cruzado cuando el ataque a Afganistán: “Cuando una persona está agonizando y no puedes hacer nada por ella, te afecta profundamente”, dice uno de los jóvenes que vivieron esta trágica experiencia.

Prisioneros en principio del régimen talibán, presenciaron masacres que se sucedían muy cerca de ellos. El relato de lo sucedido en el camión donde los prisioneros eran transportados por los talibanes, es espeluznante: “…unas horas más tarde oímos disparos, nos sabíamos qué hacer, siguieron durante una media hora, luego de pronto todo quedó en silencio…y cuando me desperté había más luz en el camión, entonces me fijé en que había un cuerpo a mi lado y otro debajo de mi, estaba mojado y muy frío…”

Cuando las tropas aliadas toman el control del país, su situación de prisioneros continúa, solo han cambiado los captores. Sindicados por las fuerzas aliadas como integrantes de Al Qaeda, son trasladados por el ejército norteamericano a la prisión de Guantánamo, donde entre interrogatorios realizados en medio de torturas físicas y sicológicas, se pretende lograr que reconozcan su vinculación con la organización liderada por Osama Bin Laden.

Es esta una historia real, las cosas que en este film se cuentan han sucedido, el horror de lo vivido se refleja en la mirada de los jóvenes que cuentan la historia.

Barak Obama, en Enero del 2009, luego de asumir como presidente de estados unidos, aseguró que en un plazo máximo de un año, la prisión de Guantánamo –construida durante el gobierno de George W. Bush, tras el ataque del 11 de setiembre en el World Trade Center- sería cerrada. El año pasado el gobierno norteamericano admitió que no cerrará la prisión en la que actualmente 220 personas se encuentran recluidas, la mayoría de ellas de nacionalidad afgana. A finales del mes pasado, la prensa internacional informó sobre protestas pacíficas que realizan detenidos en Guantánamo, reclamando el cierre de la prisión creada hace ya nueve años. Said Abdulhaddi, quien lleva casi nueva años en esta prisión, es uno de los manifestantes que esperan que su llamado sea escuchado por ciudadanos/a del mundo, y organismos internacionales, para presionar al gobierno norteamericano por el cierre de la prisión.

El documental “Camino a Guantánamo”, se suma a esas voces, las de los prisioneros y de los miles de pacifistas en todo el mundo, que exigen el cierre de esta prisión militar norteamericana en territorio cubano, donde hasta hoy se continúa escribiendo uno de los capítulos más vergonzantes en la historia de la especie humana. Acercarnos a la historia aquí narrada, ver los ojos de quienes la vivieron, permitirá tener otra mirada, una mirada distinta a la que los grandes medios de comunicación imponen sobre el tema.

Voces que buscan romper ese silencio de muerte, que se posa sobre esta atrocidad que ejerce la especia humana sobre si misma.




No hay comentarios.: