viernes, abril 01, 2011

POR QUÉ VOTAR VICIADO

El hartazgo que nos produce la práctica de la política tal como se muestra en nuestro país, nos lleva a asumir un rol protagónico en el cambio de las estructuras que fundamentan esa práctica. El voto viciado es, desde nuestro punto de vista, la única opción que tenemos para forzar un cambio real en la forma de hacer política en el Perú.

Ha quedado demostrado lo difícil que resulta combatir al poder. Por eso consideramos que la mejor forma de combatirlo es acabando con él a través de la no elección. Esa es una estrategia legal, precisamente el voto viciado sirve para eso. Durante años nos conminan a elegir un presidente, considerando este acto como nuestro “deber”. Reafirmamos nuestra desobediencia a esta obligación impuesta. También podemos no elegir, y ese acto es tan válido como elegir. No elegir es ya una elección.

¿Por qué después de tantos periodos presidenciales en que hemos sido testigos de la mentira y la corrupción en el aparato estatal, pretenden que sigamos participando de las elecciones?, claro, no podemos evadir la responsabilidad del voto por que es una de esas obligaciones impuestas, si no votas te multan, te crean muchos problemas para hacer trámites, sí, es cierto que por ese lado nos tienen agarrados a todos. Pero, ¿Qué sucedería si decidimos no elegir a ninguno de los candidatos?

El panorama que plantea el voto viciado es la destrucción de las reglas de juego. Derribar las viejas prácticas políticas –las mismas que se repiten desde hace mucho- y enfrentarnos a la necesidad de crear nuevas formas, un nuevo escenario para desde ahí construir una manera diferente, sana, de ejercicio político. No elegir es la posibilidad que permitiría poner fin, de una vez por todas, a tanta farsa de candidatos sonrientes, que en el fondo ven la posibilidad de salir elegidos, de la misma forma como un caco se acerca a un jugoso botín. Eso ha quedado demostrado, eso es algo que no se puede negar.

El poder de transformar realmente las cosas está en los electores. Es necesario convertirnos en NO electores, como única posibilidad de cambio real en el país. El voto viciado es un NO rotundo al sistema de gobierno impuesto desde la independencia y que, como bien sabemos, sólo ha generado beneficios para un reducido sector de la población.

Siempre decimos que la política es sucia, que los candidatos mienten, que el país necesita de una verdadera transformación. Nosotros también creemos en eso, por eso llamamos al voto viciado, por que sólo así, haciendo uso de esta posibilidad abierta en el juego democrático impuesto, tendremos la oportunidad de re pensar un país de una manera justa y diferente. Esta posibilidad se encuentra ahora en nuestras manos.

10 DÍAS POR LA DIGNIDAD

CAMPAÑA PERÚ, VOTO VICIADO – VOTO DIGNO

No hay comentarios.: