martes, diciembre 20, 2011

EL ZUCHE: ORIGEN IDEOLÓGICO DE LA DINASTÍA EN COREA DEL NORTE

Escribe: JULIO DALTON




















Tras el reciente anuncio de la muerte de Kim Jong Il, nuevamente vuelve a hablarse de este enigmático país asiático en el cual, desde 1948, se ha instalado una dinastía que ahora coronará a su segundo heredero.



Terminada la Segunda Guerra Mundial, la península de Corea se dividió en dos estados: el norte comunista, bajo la tutela de la ex Unión Soviética, y el sur capitalista, impulsado por los Estados Unidos. Ambas naciones vivieron en tensión constante, la misma que desembocó en la Guerra de Corea entre 1950 y 1953.



El primer líder Coreano, quien diseñó e implantó en todo el país la ideología “Zuche”, fue Kim Il Sung, padre del recientemente fallecido Kim Jong Il. A Kim Il Sung se le conoce en Corea del Norte como “El Gran Líder”, y la suya, al igual que la de su hijo, es una imagen venerada por todos los ciudadanos del país.



Para conocer en parte el tenor de la idea “Zuche”, tomaremos fragmentos del libro titulado “KIM IL SUNG: Respuestas a las preguntas de los corresponsales extranjeros.” Editado en castellano en Pyongyang, capital de Corea del Norte, en el año 1974. Es decir, veintiséis años después de instalado el régimen.



Sobre la idea Zuche en relación con el arte y la litratura dice Kim Il Sung: “Ponemos énfasis en desarrollar un arte al servicio del pueblo , un arte que el pueblo acepte. Procuramos que cuando alguien escriba un verso se esfuerce por hacerlo comprensible a todos (…) La literatura tampoco debe ser literatura por la literatura, sino una literatura destinada a educar al pueblo. Con este fin se deben escribir obras populares, fáciles de comprender y con valores educativos.”



El Zuche, entonces, viene a ser el dominio total por parte del partido en el poder (En el caso de Corea del Norte se trata del Partido de los Trabajadores) de todas las esferas del quehacer ciudadano. La sociedad de Orwell en 1984. Es el arte al servicio del pueblo, el pueblo al servicio del partido, el partido al servicio del líder. Por eso el gestor del Zuche remarca: “Desarrollar el arte por el arte no tiene ningún sentido”.



Para esatablecer el Zuche debieron crear toda una “clase” intelectual que aportara a la ideología. Kim Il Sung cuenta cómo se dio este proceso: “En lo tocante a esos viejos intelectuales educados en la vieja escuela y que sirvieron a la sociedad burguesa o feudal, adoptamos la orientación de hacer la revolucón junto con ellos, siempre que estuvieran con el pueblo y trabajaran a favor del progreso nacional, y fuimos educándolos y tranformándolos, en el transcurso de la práctica revolucinaria.”



Por consguiente el Zuche, que significa “…adoptar una actitud de dueño en la revolución y construcción de su país”, no admite más verdades que aquellas que nazcan de la cabeza del líder.



Un mesianismo demencial.



Así lo establece el Gran Líder: “Las revoluciones no se exportan ni se importan. Los extranjeros no podrían hacer la revolucón en lugar nuestro. El dueño de la revolucón en cada país es su propio pueblo…”, claro, el pueblo dirigido por un partido y el partido dirigido por un líder.



Así llegamos a la muerte de Kim Jong Il, el hijo de Kim Il Sung, que sucedió a su padre tras la muerte de éste en 1993. Como cuestión anecdótica, debemos señalar que tras la participación en el último mundial de Corea del Norte, algunos de los jugadores de su selección se quedaron en Sudáfrica, se perdieron -o escabulleron diríamos mejor-, para escapar del régimen.



Amnistía Iternacional tiene denuncias sobre campos de concentración en el país, además se acusa al régimen del desaparecido Kim Jong Il de haber realizado experimentos con humanos, mejor dicho, probar armas químicas con disidentes Norcoreanos.



Son muchas las denuncias que muestran al régimen de Pyongyang como déspota e inhumano; hablamos de un país que lleva décadas manteniendo un hermetismo infranqueable. El año pasado Kim Jong Un (27 años), hijo de Kim Jong Il y nieto de Kim Il Sung, fue designado heredero del régimen y ahora le toca el turno de asumir el cargo.



El nieto del patriarca estudó en Suiza, su contacto con el mundo occidental se considera una esperanza de felxibilización del regimen norcoreano en materia de política internacional.

No hay comentarios.: