viernes, febrero 03, 2012

EL TRECE DE MAYO


Primero seleccionaron a la Virgen y a los Ángeles
las que sobrábamos teníamos que ser algo
y una joven maestra dio la solución
que sean damas romanas
túnica larga y blanca sin mangas
sandalias
en plena tarde de invierno y para un largo recorrido
el trece de mayo la Virgen María bajó de los cielos
cantamos a voz en cuello
la procesión es larga y no va por dentro
sobre las sandalias vienen cruzadas unas cintas
"greca dorada de dos centímetros de ancho"
hasta las rodillas
deben ir bien sujetas, prohibido agacharse
prohibido detenerse y salirse de la fila
Salve salve cantaba María
sálvame María, Madre de Dios
de este enredo de cintas que no entiendo
y arrastro por el suelo
y en el cielo una voz repetía
avanza, niña, camina
la procesión debe seguir
las señoras pasan las cuentas de sus rosarios
más que tu sólo Dios sólo Dios
y pisan las cintas
que arrastro negras camino al Gólgota
sin Simón
sin Verónica ni mujeres por mi adoloridas
gritos, reproches, empujones
en torrente una voz repetía
mi voz repetía
malditas cintas de mierda
Dios te salve María, Dios me salve
delante van los Ángeles
en un carro alegórico que parece nube
papel crepé blanco y celeste
medias y zapatos, chompa bajo las alas
rodean a la privilegiada por su cara de Virgen
por que es buena alumna y tiene una mamá
que ofreció un vestido, una corona
un niño rubio de verdad para darle realismo
a la Santísima
más que tu sólo Dios, sólo Diooos.
Con mis sandalias y cintas caídas
tropezando a cada paso, perdida ya en la avalancha
de gentes sin disfraz
me pregunto que diablos tenían que hacer
las damas romanas en la Procesión del Trece de Mayo.



Giovanna Pollarollo
"Entre mujeres solas"

No hay comentarios.: