jueves, febrero 28, 2013

HAY UN LUGAR...

en el que todos somos libres de verdad, en donde lo único que define nuestros pasos es la melodía de un piano, o las palabras que se vierten como cascada cristalina sobre la hoja en blanco.

Esos lugares pueden ser creados por y para nosotros, pero también sucede -para bien- que otras personas comparten esos espacios al mundo; así es como tenemos territorios, perfectos países de extensas praderas para correr o descansar a la sombra de un árbol.

El cine puede ser uno de estos territorios. Y, frente a lugares tan hermosos creados por otros, no queda sino el deber, la responsabilidad de compartirlos. Es por eso que ahora queremos compartirles "Hombre mirando  al sudeste", película del director argentino Eliseo Subiela, estrenada en 1986 pero con una vigencia que se acentúa con el pasar de los años.

Cierra las puertas, que nadie te moleste, apaga las luces y dale play. No te arrepentirás.

Josefina Matta.