lunes, diciembre 02, 2013

HUGO SALAZAR CHUQUIMANGO - UN MUNDO PARALELO


Escribe: Ronald Vega.


Creo que un artista es aquella persona capaz de crear mundos paralelos. Me refiero a espacios que funcionan bajo otros códigos, en otros tiempos, ajenos a los que se viven. Y son las sensaciones producidas por la visita a esos "mundos" las que definirán nuestras relaciones con el mundo "real". Cuando "regresas" de uno de los mundos paralelos que los artistan crean, tu percepción sobre lo que es el mundo real, deja de ser la misma: tú mismo te conviertes en otra persona. 

Uno no es el mismo una vez terminado el disco "Artaud" de Spinetta o el cuento "La señorita Cora" de Cortázar, o luego de ver "La vida es bella" de Benigni. Esto por poner algunos ejemplos harto concidos. Pero, por suerte, y siempre que nos pongamos a rebuscar un poco, encontraremos ejemplos de mundos paralelos hoy, cerca de tí, en tu propio país. ¿No se conocen? Sorprendernos por esto es, a estas alturas, un acto de inocencia pueril.

Su nombre es Hugo Salazar Chuquimango. Trabaja diariamente doce horas como Vigilante, y es en estos momentos -cuando se desata su diaria batalla por mantenerse despierto- en que saca el cuaderno y su lapicero de tinta negra para diseñar los primeros esbozos de ese mundo onírico y misterioso que logra plasmar en sus pinturas.

Tambores de revólver, monstruos marinos, perros, timones de barco, mar, soledad, se mezclan en escenarios irreales de reales colores. Un mundo paralelo del que dificlmente saldremos ilesos.







"El grito de la impotencia"



                                                           
                                                                     "La máquina"
                                                             



                                                    "Hugos al azar"