miércoles, diciembre 25, 2013

PARA VIVIR MAÑANA - WASHINGTON DELGADO



En cuanto recibimos su primera colaboración, encomendamos a nuestro colega Tristan De Mar acompañar a Bebeshito Emoshito en lo que sea necesario. Así fue como comenzamos a reunirnos más seguido con Bebeshito, mostrándole las actividades que hacemos en el colectivo, compartiendo con él diversa información musical, literaria y demás. Durante esos primeros días, la confianza hizo que nos propusiera asesorarlo en sus tareas escolares, algunos trabajos y preparaciones para exámenes finales. En este breve tiempo el buen Bebeshito logró salvar el años escolar, que estaba a punto de perder por segunda vez en su aún corta vida de estudiante.

Ahora, con alegría hemos recibido su segunda colaboración. Siempre tomada de aquel único libro que hasta hoy -y por propia voluntad- forma parte de su biblioteca. Como siempre nos hace llegar junto al poema unas breves líneas de saludo. Y esta vez, por indicación de Tristán -y a petición de algunxs lectorxs del blog- se incluye datos del autor y el poema.

Escribo estas líneas  como muestra de agradecimiento a Bebeshito por contar con nosotrxs en la difusión de los poemas que tanto le gustan y, para invitarlo a continuar colaborando con nuestro blog y por ende con sus lector@s.

Joesfina Matta.



ÑorItA JoSeFinA: Aq0i lE EnViO eL sEgUnDO PoEmA D3 Mi 1iBr0. G4axiAs PoR Ay(u)DaRm3 En mIs TaR3aZh dEl KholE. SaludOs P tOa ezha genTe bRava de 4to C EztE FiN dE añHo khon TodO pe D avAnce Nhoaimàhz ZaludhOz pA mI LokHita Yat(u)zhá y Pa Mi kAsHa TristhAnShiTo. FlIzh AñhO Pa tOdoS.

El bEBeSHiTo eMOsHIT0 mAzNhAKI 




PARA VIVIR MAÑANA


Mi casa está llena de muertos
es decir, mi familia, mi país,
mi habitación en otra tierra,
el mundo que a escondidas miro.

Cuando era niño con una flor
cubría todo el cielo.
¿De qué cuerpo sacaré ahora sombra
para vivir con un poco de ternura?

Escucharé a los muertos hablar
para que el mundo no sea como es
pero debo besar un rostro vivo
para vivir mañana todavía.

Para vivir mañana debo ser una parte 
de los hombres reunidos.
Una flor tengo en la mano, un dia
canta en mi interior igual que un hombre.

Pálidas muchedumbres me seducen;
no es solo un instante de alegría o tristeza:
la tierra es ancha e infinita 
cuando lo hombes se juntan.


Washingtn Delgado (Cuzco 1927 - Lima 2003), del poemario "Para vivir mañana". Lima. 1959







                                                                 Washington Delgado