domingo, junio 29, 2014

EL ASCO - NOVELA NECESARIA



Escribe Julio Dalton





Aparecida por primera vez en 1997, “El Asco”, novela corta del escritor Salvadoreño Horacio Castellanos Moya, mantiene hasta hoy, más de quince años después, una crudeza no sólo aplicable a El Salvador de la post guerra sino al continente americano en general, y en particular a todos aquellos países –la mayoría del continente- que actualmente viven el lastre de las sociedades corrompidas desde sus cimientos que llegaron a las democráticas caricaturas que hoy vivimos.

De aplastante contundencia, la novela avanza fluída como una fotografía en color de nuestros países. Imágenes en las que cualquier persona nacida en este continente podrá fácilmente sentirse, más que identificada con la historia, parte de esta. Es como si uno se viera dentro de las fotografías que el autor nos presenta en la novela.

El texto no deja títere en pie: Identidad, educación religiosa, la política y hasta la misma nostalgia del exilio son duramente criticadas por el personaje, que desarrolla un monólogo que es a su vez contado por el testigo del mismo. Por la muerte de su madre, el personaje de El Asco vuelve a San Salvador después de muchos años de voluntario alejamiento, con toda una vida hecha fuera del país, regresa y entrega al amigo con quien toma unas copas (que es quien cuenta el monólogo) toda una descarga contra los principales valores -que algunos podrían incluso llamar “sagrados”- nacionales.

Aunque por momentos parezca que el monólogo llega al paroxismo –hecho que para nada es casual dentro del efecto que causa el texto al final- no deja de ser un impactante y veraz (tal vez lo primero consecuencia de lo segundo) lienzo multicolor de cualquier sociedad latinoamericana actual. 

Compartimos las palabras de Roberto Bolaño sobre "El Asco" y dejamos un link en el que podrán leer el texto.

"Leí El Asco de un tirón, en realidad la única forma de leerlo, y me gustó mucho. Es una novela humorística, desaforada, ácida y altamente saludable."

Roberto Bolaño.


Para leer El Asco, click AQUI

No hay comentarios.: