lunes, septiembre 01, 2014

TRISTAN DE MAR / DIARIO / SETIEMBRE 1


(Mañana)

Se fueron todos, así de simple. Se fueron. Sólo dejaron una nota de dos palabras bajo las cuales firmaron y listo. Partieron. Lo más seguro es que regresen el mes que viene, ya los veo entrando por esta puerta, bulliciosos, propositivos, entusiastas, como si nada hubiese pasado despues de perderse un mes entero. 
No estoy dispuesto a quedarme sentado y ver cómo se pasan estas cuatro semanas hasta su regreso. De ninguna manera. Tal vez estar solo sea lo que siempre estuve esperando, pues bien, no pienso desaprovechar la oportunidad.
Lo supe ayer, al volver luego de unos necesarios dias de alejamiento para la reflexión. La cosa fue por el centenario del nacimiento de Cortázar. Que hay que preparar una entrada con todo lo que hemos escrito sobre el Cronopio en el blog (Josefina), o Hacer una selección de sus escritos políticos como El Libro de Manuel o algunos poemas aparecidos en la revista Casa de las Américas durante los años setenta (Julio) o Publicar algunas de sus cartas sobre Rayuela que se incluyen en la edición cincuenta aniversario publicada el año pasado (Ronald). Yo, que considero el silencio como la más grande demostración de amor a otro, simplemente dije No hagamos nada, y ahi comenzó todo.
En medio de la discusión salí y no volví sino ayer domingo para encontrar sobre el escritorio el papel con dos palabras escritas HAZTE CARGO.
Y así lo hago. Ayer mismo comence la tarea de limpieza. Según la disposición de algunas cosas aquí, cual detective de novela, pude hacer una reconstrucción de la situación vivida. Por ejemplo, si el cenicero esta en medio de la mesa, lleno de colillas, es porque la discusión ha sido intensa, Ronald tiene esa costumbre, poner el cenicero al centro de la mesa, como una manera de reafirmar sus palabras o como si las cenizas lo protegieran en medio del debate. Pobre. Si sobre la mesa estan impresos los papeles conteniendo todas las publicaciones que hicimos sobre Cortázar desde el año 2005 (año en que creamos este blog), es porque Josefina las estuvo blandiendo a vista de los otros, dos para convencerlos del hecho que hacer una entrada con todo ello era lo mejor que se podía hacer. Por último, si la novela El Material Humano, de Rodrigo Rey Rosa estaba sobre el sofá, es porque en medio de la discusión entre Ronald y Josefina, aburrido, ojeroso, Julio la estuvo leyendo.
Esa es la imagen que me hice de ellos cuando comence a limpiar todo esto.
He decidido escribir un diario sobre mi trabajo en el blog durante este periodo en que no hay nadie más. Escribir un diario es dejar constancia de la exitencia y ahora existo como responsable de este blog, esas dos palabras (Hazte Cargo) me han conferido el poder de hacerlo. No es fácil, ahora mismo tengo que salir a hacer unos trámites importantes y sin embargo estoy aquí escribiendo. Siempre, de todos los demás, he sido el más lejano a una idea de disciplina. Pero ahora tengo que hacerlo. Disciplina mínima, pienso. 
Comienzo con lo del diario, igual me pongo en contacto con algunos colaboradores, posibles entrevistados, propuestas de notas, publicacion de fotografias (por fin podré publicar algunas de mis fotos) y bueno, todo lo que se me venga en gana. Hazte Cargo, no hay más que decir.

(Noche)

Todos somos personajes de nosotros mismos hasta que estamos solos. Y creo que mas solos estamos cuando habitamos un lugar donde antes hubo bulla. Ahora mismo, en este lugar hay un siencio agradable, es tanta la tranquilidad, que hasta me cuesta creer que fue aqui mismo donde todos estuvieron discutiendo aquella última vez que los vi. Lo mejor de todo es la sensación de libertad y me refiero a ese no tener que consultarlo con nadie. De todas maneras ese Hazte Cargo quedó incompleto, la parte que falta despues es un De todo lo que dejamos a medias. 
Estuve revisando las cosas que quedaron pendientes y son bastantes, igual la sensación de soledad sigue siendo agradable, saber que enfrentas solo las cosas. Estoy seguro que ninguno de los ausentes mirará el blog hasta que regresen el próximo mes, los conozco, son así las desconexiones, alguna vez yo también lo hice, siempre habia uno que se hacia cargo de todo y esta vez me tocó a mi. Alguna vez me tenía que tocar.
Revisando las cosas que hay aquí me encontré con algunos trabajos en el archivo, los mismos que espero publicar en los próximos días. Quedar a cargo significa también ver los demás asuntos como la correspondencia, los contactos y el mantenimiento del lugar de trabajo, y entre ellos uno en especial que me gusta: la biblioteca.
Cada persona deberia tener una biblioteca de cabecera o una librería de cabecera, como un médico de cabecera, así, bueno cada persona es cada persona y lleva su vida como quisiera. Hoy regresé a la biblioteca y luego a la librería pero no encontré el libro que busco. El Solitario de Eugenio Ionesco en su traducción al español. Espero dar con él, me lo han recomendado con énfasis.
Cuando dejas de ser honesto, comienzas a sentirte tonto. 
Mientras no me sienta obligado estará bien. 

Resumen del día: Hendrix, Mozart y Moby. Juan Villoro. El abrazo partido. Canción "No se desesperen" - Abuelos de la nada "No se desesperen locos si algo sale mal, no se detengan, hay que ir a más..."





No hay comentarios.: