domingo, noviembre 30, 2014

CARTA DE UN HINCHA DEL MUNI









“La gente nunca va a entender, porque nunca lo vivió, no sabe que en esta hinchada lo que sobra es la pasión, desde chico estoy aquí, muchos triunfos festejé, las derrotas he llorado pero igual te vuelvo ver...”
Canto de la Banda del Basurero.



Hace siete años que la gran noche comenzó; esa vez estuvimos en el último partido del muni en primera. Aquella vez los jugadores del equipo principal no jugaron por falta de pago y jugaron los sub 15. Lo recuerdo bien. Un puñado de muchachos con unos huevos de oro que perdieron seis a cero y que al final del partido se acercaron a la barra que no pasábamos de cinncuenta y cantábamos: muni va a volver, va a volver va a volver, muni va a vovler...

Siete años después volvimos. Lo he vivido. Todos estos años no fueron gratis. Fuimos unos cuantos que llegábamos a alentar al equipo en el infierno. La liga distrital, de ahí hemos salido y la cosa fue creciendo, ahí nos hemos formado. En Surquillo, Comas, Ermitaño o Collique, dónde no hemos estado en estos siete años para alentar a la franja.

Hoy la larga noche ha terminado. Hemos vuelto y con eso la alegría de ese grupo de gente que en el 2010 dejábamos el trabajo por ir al estadio a alentar, en la liga distrital de miraflores y en todos los lugares que nos tocaba jugar, y la gente que ahora mismo ha alentado en Huaral y toda la gente que sigue al basurero. Hoy la larga noche ha terminado.

Llegamos otra vez al lugar de donde jamás debimos salir, llegamos a nuestro lugar, siempre fuimos un equipo de primera, por el esfuerzo y por su gente. Llegamos a donde nunca nadie imaginó llegar y hemos salido vivos de ahí, vivos y amando más a nuestro equipo. Eso es el muni, la capacidad de amar en la adversidad, es esa la gran enseñanza.

Hoy estamos otra vez en primera, hoy es el resultado de toda esta larga noche de los siete años, el momento cúspide, la hora en que todos miramos hacia atrás para que nos quede claro a dónde no hay que volver. El muni es su gente y su gente somos nosotros, todos. Y todos estamos ahora en primera. Puedo imaginar las lágrimas, los abrazos en la tribuna, el muni vive en su gente, el muni es su gente.

Y ahora queda lo de siempre, mantener el aliento, hacerse socio, participar del club de forma directa, es esa la idea: una hincha un socio. Todos somos el muni. El muni somos todos.

A la gente que en todos estos siete años supieron comprender esta locura Gracias. En Lima, en Bolivia, los que me vieron salir del trabajo un poco antes o quienes comprendieron que era vital llegar a una cabina de internet para seguir un partido de la franja. En Arequipa a quienes comprendieron esta locura, en Puno, en todos lados a quienes dijeron ok, no lo comprendo pero lo acepto, a todos los que miraron sin comprender cómo se puede dejar algo que parece importante por un partido de fútbol, a todos quienes comprendieron esto Gracias.

Hoy hemos vuelto, hoy es el fruto de esos siete años de esfuerzos, de todos los que seguimos a este equipo. Hoy somos muchos más.


ECHA LA BANDA DEL BASVRERO!!!!
ECHA MUNI!!!!
ERES MI ALEGRÍA!!!





jueves, noviembre 27, 2014

LA CASA VACÍA



En un post de hace unos días que titulé El lugar donde viven los recuerdos, calificaba a estos lugares como pequeñas bombas de tiempo que en un momento inesperado estallan frente a nuestros ojos para colocarnos en el pasado.

Hoy me contradigo sin remordimientos. Me ha pasado que llegué a uno de esos lugares pero lo encontré vacío. La tristeza vive en esos lugares. Está la casa pero no el recuerdo. ¿Qué hacer entonces? 

No se puede forzar el recuerdo. Escucho una canción por vez primera y de pronto siento que siempre estuvo ahi, que la conocía de toda la vida y que está asociada por alguna razón a un momento importante que no logro recordar.

Entonces no es cierto que los recuerdos tengan casas sino que las casas tienen recuerdos, o no los tienen, como en este caso. Pasa tambiém que primero se da con el lugar y más adelante vendrá el recuerdo que lo habitará, o es un lugar para todos los recuerdos, pero ahora  no llega ninguno y sigo pegado a la canción.

Puede ser que uno mismo sea el recuerdo. Que no haya nada más que esperar, que en ese momento se está gestando el recuerdo que habitará ese lugar; un recuerdo nuevo, un recuerdo que pasa en este preciso momento, un presente que se gesta recuerdo en ese lugar, en esa canción.

Hay en la canción algo de inocencia, y sea tal vez eso lo que de alguna forma conecta con ese momento de inocencia por el que todos alguna vez hemos pasado, esa cierta pasión por la tristeza y el sufrimiento que se tiene en la dolescencia. 

La casa está vacía, no hay un recuerdo específico pero sí una conexión, creo, con una etapa de la vida. 







martes, noviembre 25, 2014

BUKOWSKI: UNA ENTREVISTA


Sucedió en setiembre de 1978. Charles Bukowski participa de un reconocido programa de la telvisión francesa, "Apostrophes", en el que un grupo de "intelectuales", se reúne para hablar de sí mismos. Entre ellos el que fuera psiquiatra de Antonin Artaud. Mientras eso, Bukowski se bebe, él solo, una botella de vino. 

Al principio Bukowski habló un poco sobre su trabajo; conocida es la timidez del escritor en sus apariciones públicas. También su poca solemnidad que tuvo para con su trabajo. Durante el tiempo en que habló fue bastante discreto frente a las ampulosas palabras de Bernard Pivot, el entrevistador. El escritor dejó en claro que se siente a gusto al margen de cualquier intelectualidad, no lo dijo literalmente, pero sus respuestas mostraron a alguien sencillo, poco dado a grandes reflexiones filosóficas como a las que acostumbraba el programa.

Mientras los demás siguen la charla, Bukowski continúa dándole curso a la botella de vino. Uno de los invitados, Francois Cavanna, preguntado sobre su interés en la obra del estadounidense, reconoce como importante la obra del escritor. Unos minutos más, a poco de terminar el programa, el mismo Cavanna y el entrevistador hacen callar a Bukowski. Detestables sus shhhhtttt dirigdos al escritor.

Poco antes de termina el programa, Bukowski se pone de pie algo tambaleante y se va, en un gesto de honestidad. 

En un documental, la mujer del escritor cuenta que al salir del estudio, cuando un agente de seguridad intentaba abordarlo, Bukowski sacó una navaja que siempre llevaba consigo y lo amenazó con gruesas palabras.

No encontré el programa subtitulado al español, igual hay que ver los detalles para comprender la intención. Para mí, fue una celada por rating. 

Aquí el link: https://www.youtube.com/watch?v=Pt2qBzPO-Vg

domingo, noviembre 23, 2014

POEMA



HOMENAJE A SAN JUAN DE LA CRUZ



Sólo quien se entrega recibe.
Huele, quien renuncia al olfato,
un olor prodigioso. !Vive,
misterioso desacato!

Y así de pronto asciende ya 
de las rosas de primavera
fragancias de lo que será
en la cima de lo que era.

Y el alma, desde ese momento,
puede, en la variedad del mundo,
escuchar la canción del viento
y contemplar el mar profundo.







Carlos Bousoño (España, 1923) Del libro "Metáfora del desafuero".

jueves, noviembre 20, 2014

EL LUGAR DONDE VIVEN LOS RECUERDOS...




Momentos que viven en el olor de una planta o personas que habitan una canción o un poema. El misterio sobre la aparición de los recuerdos, puede estar relacionado con la confluencia de una serie de factores en un momento determinado. Lo que queda claro es la contundencia con la que estos aparecen cuando nos acercamos a estos espacios que habitan.

Me sucedió con el Geranio. De pronto comencé a sentir el olor de la planta en un lugar, y todo sucedió. Se me agolpaban incesantes en la mente, uno tras otro, los recuerdos de la infancia; todos eran claros, incluso podía recordar diálogos de la época, colores de la escena y demás. A mi alrededor la vida seguía su curso, las personas hablaban y reían, pero yo estaba como en una gran burbuja creada por el olor de esa planta.

Otras veces me pasa con el olor de la tierra mojada o con el aroma que envuelve a la ciudad después de la lluvia.

Personas a quienes puedo llevar años sin ver, aparecen con gran nitidez tras las melodías de alguna canción. Lo mismo con lugares en los que he estado sólo una vez, y hace ya mucho tiempo, aparecen con sorprendente nitidiez tras la lectura de un poema.

No conocemos el lugar donde viven los recuerdos sino hasta que llegamos a ellos, eso hace que el momento se vuelva una sorpresa. Ese momento en que te pones a recordar cosas, sucesos o personas que llevabas años sin citar, sin ver, sin nombrar. 

Vuelvo a la idea de que no somos nosotros los que dominamos los recuerdos. Ellos aparecen libres y fuertes para trasladarnos a su momento sin que podamos hacer nada por evitarlo. 

Son como escondidas bombas de tiempo que repentinamente estallan frente a nuestros ojos en un momento inesperado.  Sólo entonces podemos tener la certea de la fuerza con la que ciertas etapas de la vida han marcado nuestra existencia.

 

martes, noviembre 18, 2014

LA MÚSICA...


"Porque yo soy, nave sin rumbo en altamar, que sueña con algún lugar, en donde pueda al fin vivir, en donde pueda al fin morir."
Yul.




Me parece que la música no se escucha, sino que uno se escucha a sí mismo a través de ella. 
  
Hay un momento para cada cosa, para vivirla. No toda música que se escucha se vive, y es cuando sucede esto último que se abren los sentidos. Entonces la melodía entra por todos lados y no se limita unicamente a los oídos. 

Es una suerte de posesión la que se experimenta. Cuando se puede sentir la fuerza, el color, la densidad o la temperatura de una canción, cuando ésta se convierte en una alfombra mágica que nos pasea por los cielos, y desde ahí podemos ver la vida misma, cuando pasa eso, entramos en conexión con fuerzas invisbles que despiertan sensaciones que antes no se conocían.

La vives, la conoces. 

Saberse de memoria nombres y fechas, que tal disco es de tal año o tal autor de tal país, no garantiza nada. Es como  con la literatura en el colegio, puedes encontrar estudiantes que conocen al derecho y al revés la vida de escritores pero jamás han vibrado con algún cuento o poema. La experiencia del encuentro con la obra produce una fusión con la misma. Sino ¿por qué existen esas canciones, en el caso de la música, a las que siemrpe volvemos ó de las que nunca partimos?

En las artes, todo es para todos.

Me sorprende como las buenas obras pueden superar largamente la vida de quien las hizo, incluso llegan a desaparecerlo. El autor que muere sepultado por su propia obra. O ¿No nos ha pasado que una canción nos gusta y podemos pasar mucho tiempo sin saber quién la compuso y sin que eso nos importe?

Y en el momento que descubrimos quien era, queremos saber más, no tanto de esta persona pero sí de lo que hizo, de su obra, entonces descubrimos en ella nuevos mundos que conservan la impronta de aquel que durante tanto tiempo nos deslumbró. 

Me ha pasado con Brahms. No sé quien es, nada conozco de su vida y por ahora carece de importancia. Pero, cuando la Danza Húngara No4 suena, el tiempo se detiene y la melodía entra por mis venas y cada momento es una historia distinta dentro de la misma historia: la historia de la vida.

Hoy es cumpleaños de un amigo con quien aprendí a escuchar la música, a comprenderla en su naturaliad, a sentir su vibración y compartirla. Con él, y con un par de buenos amigos más, aprendí el lado colectivo de la apreciación musical. Y, lo pienso ahora, tal vez Brahms apareció para recordarme que jamás se olvida a las personas, los hermanos con quienes se compartieron esos momentos iniciáticos, y que la amistad nacida de la música, crece y se desarrolla con ella. 





domingo, noviembre 16, 2014

LA OBRA Y EL POETA




El poeta hindú Tulsi Das, compuso la gesta de Hanuman y de su ejército de monos. Años después, un rey lo encarceló en una torre de piedra. En la celda se puso a meditar y de la meditación surgió Hanuman con su ejército de monos y conquistaron la ciudad e irrumpieron en la torre y lo libertaron.

R.F. Burton.


R.F Burton. El capitán Sir Richard Francis Burton (1821-1890), se distinguó como explorador, orientalista, políglota y antropólogo. Tradujo Las Lusiadas  de Camoens y el libro de Las mil y una noches. 



Texto tomado de "Antología de la la literatura fantástica" de Jorge Luis Borges, Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares.

jueves, noviembre 13, 2014

CUENTO - HECHO HISTÓRICO - POEMA





EL CUENTO


Lo encontré revisando la antología Nuevo Cuento Latinoamericano, del crítico Julio Ortega, aparecida hace cinco años en españa. A pesar de la sugerencia del título, se me hizo difícil creer que hablaba de quien yo pensaba que hablaba. Leído el primer párrafo, lo confirmé: El cuento habla del poeta José Watanabe.

La escritora chilena, Andrea Jestanovic, autora del cuento titulado "El Ojo de Watanabe", narra el encuentro que tuvo con el poeta. En una parte del texto, incluye partes de una entevista que le hizo durante ese encuentro que se realizó un año antes de la muerte de quien en su momento fuera reconocido como Poeta Joven del Perú por su libro "Älbum de Familia". A pesar de los 18 años que trasncurrieron silenciosos hasta la aparición de su segundo libro, la voz de Watanabe se mantuvo vigente en el panorama literario peruano.

El cuento es un homenaje. La narración lo confirma y no es para menos. Una de las primeras cosas que leí de Watanbe fue una entrevista en la que ensaya una, para mí inolvidable, definición del poema: "Un poema es como una construcción ideada por un arquitecto. En ambos casos se busca crear espacios de vida. Escribir implica por eso, una mentalidad construccionista; implica generar áreas propias, autónomas, que persistan en la vida cotidiana." (Del libro: Tan Fragil Manjar, historias, libros y personajes. De Luis Eduardo García. Trujillo 2003)

El trabajo literario de Watanabe aparece en una época, los setentas, en la que se practicaba la poesía de choque. La época del movimiento Hora Zero en Lima. La voz de Watanabe tenía el sonido del correr de un manso río en medio de un incendio forestal. Sea tal vez por eso que sorprede saber que uno de sus poemas estuvo inspirado en una matanza. El siguiente texto es tomado del cuento de Jestanovic, aunque también puede encontrarse en la entrevista que la escritora chilena le hizo al poeta peruano: "Sí, es el único poema que alude explícitamente a la violencia. Ese poema lo escribí cuando el ejército asesinó a varios "terroristas" en Los Molinos, una comunidad campesina. En las fotos aparecían dispuestos los cuerpos inmóviles en fila sobre el piso y decidí ir hasta allá."


Portada de la antología de Julio Ortega




EL HECHO HISTÓRICO

Madrugada del 28 de abril de 1989. Los Molinos, cerca a la ciudad de Jauja, departamento de Junín, Perú. Más de cuarenta jóvenes guerrilleros, que se desplazaban hacia una zona de selva para incorporarse a la acción armada, son emboscados por cerca de 400 efectivos del ejército y de la marina. Ninguno quedó vivo. 

En Los Molinos, el ejército peruano cometió ejecuciones extrajudiciales. Los cuerpos presentaban disparos en la cabeza y el corazón. Muchos de ellos no fueron entregados a sus familiares. Testigos del hecho dijeron que muchos fueron asesinados luego de haberse rendido. Otros testigos del caso desaparecieron. La crueldad e insanía con la que mataron a estos jóvenes, representaba una política de estado frente a la subversión.

Hasta hoy no existe juzgamiento alguno por este caso. Tiempo después, en respuesta a la matanza, la organización armada asesinó al jefe militar del gobierno. Violencia que trae más violencia.


 Imagen de la matanza de Los Molinos. El presidente Alan García observa la escena.



EL POEMA

Watanabe tituló al poema "El Grito", en alusión al cuadro de Munch.



EL GRITO

Bajo el puente de Chosica el río se embalsa
y es de sangre,
pero la sangre no me es creída.
Los poetas hablan en lengua figurada, dicen.
Y yo porfío: No es el reflejo del cielo crepuscular, bermejo,
en el agua que hace de espejo.

Oyen el grito de la mujer
que contempla el río desde la baranda
pensando en las alegorías de Heráclito y Manrique
y que de pronto vio la sangre al natural fluyendo?
Ella es mujer verdadera. Por su flacura
no la sospechen metafísica.
Su flacura se debe a la fisiología de su grito:
Recoge sus carnes en su boca
y en el grito
las consume.
 

El viento del atardecer quiere arrancarle la cabeza,
miren cómo la defiende, cómo la sujeta
con sus manos
a sus hombros: Un gesto
finalmente optimista en su desesperación.
Viene gritando, gritando, desbordada gritando.
Ella no está restringida a la lengua figurada:
Hay matarifes
y no cielos bermejos, grita.
 

Yo escribo y mi estilo es mi represión. En el horror
sólo me permito este poema silencioso.





José Watanabe



martes, noviembre 11, 2014

POEMA


A MI HERMANO MIGUEL

In memoriam




Hermano, hoy estoy en el poyo de la casa,
donde nos haces una falta sin fondo.
Me acuerdo que jugábamos esta hora, 

y que mamá nos acariciaba: "Pero, hijos..."
 

Ahora yo me escondo,
como antes, todas estas oraciones vespertinas, 

y espero que tú no des conmigo.
Por la sala, el zaguán, los corredores.
Después, te ocultas tú, y yo no doy contigo.
Me acuerdo que nos hacíamos llorar,
hermano, en aquel juego.
 

Miguel, tú te escondiste
una noche de agosto, al alborear;
pero, en vez de ocultarte riendo, estabas triste.
Y tu gemelo corazón de esas tardes extintas 

se ha aburrido de no encontrarte. 
Y ya cae sombra en el alma.
 

Oye, hermano, no tardes
en salir. ¿Bueno? Puede inquietarse mamá.




César Vallejo (1892-1938)

domingo, noviembre 09, 2014

PROPUESTA



Quemarlo todo, por qué no decirlo.
Ardan las ideas en altas hogueras.
Incéndiense escuelas y centros de trabajo.
Protéganse unicamente plantas y animales.
Salvo ello,
todo a las llamas.

Devore el fuego las historias,
las artes.
Nazca la alegría en las criaturas del universo,
al ver el planeta en llamas.

A qué esperar más,
estamos todos encaminados.
Ardan ciudades, familias, psiquiátricos,
¡en llamas todas las cárceles!

Que el fuego se expanda,
por todos los rincones de la tierra,
y eleve el humo de nuestras miserias,
hasta desaparecerlas 
en la infindad del universo.

Caigan en llamas las altas torres,
sobre la oscura sensibilidad de los poetas.
Que ardan las religiones todas,
envueltas en el amor
de Diosfuego todopodeoroso.

!Desaparezcan! criaturas bípedas pensantes,
y no vuelvan más.

Instálese sobre la tierra
el reino del Silencio.




jueves, noviembre 06, 2014

LA FRUSTRACIÓN


El problema de fallar no es fallar, es haber hecho en vano el esfuerzo. Puedes pensar que no hay esfuerzo que sea vano, decir que al final siempre se gana experiencia, que lo importante no es llegar sino el camino; puedes decir mil cosas, pero siempre jode no lograr lo que se quiere.

La frustración aparece para ponerte de mal humor, disparando tu veneno contra todo lo que se mueve. Al final siempre estamos solos.

Aquí aparece la diferencia. Luego del fracaso, dependerá de la importancia que tenga lo que está en juego para saber si se decide por una segunda oportunidad. Cuando se trata de algo que nos interesa se puede llegar a una tercera, cuarta quinta y así hasta llegar al resultado que se desea. Cuando es cualquier cosa se la trata como lo que es. No es este el caso.

Hace unas semanas escribía sobre la fotografía y dejaba en claro mi interés por trabajar el revelado. Me pasé la noche entera intentando y no pasé del primer paso. Mi primer rollo se veló, no se salvó nada.

No sabía que me interesaba tanto la fotografía y el revelado hasta hoy que se veló mi rollo. Lo primero que pensé luego de ese fracaso fue comprar un nuevo rollo, hacer nuevas fotos e intentar otra vez revelarlas. Lo haré de todas maneras.

La frustración como motivación.

Sea tal vez fracasar una forma de comprobar cuánto nos interesa algo. La reacción frente al fracaso, habla de nuestro interés. Lo que no me mata me fortalece, decía Nietzche. Los rollos que se velan aumentan mi interés por la fotografía.

Todo comienzo es difícil, pero cómo me ha dolido esta semana el haber conseguido el rollo, comprender mejor el funcionamiento de la vieja Nikkon FG -cosa que no he llegado a comprender del todo-, hacer las fotos, comprar los químicos, practicar las medidas, y todo para verme encendiendo la luz del taller dando por terminado mi intento pasada la media noche. Cuatro horas de trabajo efectivo, toda una semana de trabajo previo y sólo me quedan esas tiras de film veladas, que ahora me servirán para practicar ese primer paso del que no pasé: colocar el film en el cubo.

Soy un aprendíz en todo, hoy lo he sentido con mayor intensidad. He descubierto cuánto me interesa esto. No descansaré hasta lograrlo.


martes, noviembre 04, 2014

SANDERS




-->
Los jueves por la noche, después del trabajo, Miguel y yo cenábamos en su casa y escuchábamos música. Fue en una de esas noches cuando lo escuché por primera vez, sin saber que no lo olvidaría jamás y que varios años después tendria entre manos un disco suyo.

El numero 93 de la Revista de Occidente, aparecido en febrero de 1989, está dedicado al Jazz. Incluye un artículo de Antonio Muñoz Molina titulado "El Jazz y la ficción", en el que el escritor español dice: “...para tocar o escribir en estado de inocencia es necesario saber mucho, y nadie se pierde en gozo en la libertad si previamente no se disciplinó hasta el límite, y el visible desorden no es nada si no está regido por un orden secreto”.

Y fue ese gozo en la libertad, que expresaba el saxo de Sanders aquella noche, lo que jamas olvidaría.

Hace años que no he vuelto a ver a Miguel, pero ahora mismo es como si volviéramos a estar juntos en la casa donde vivía en esos años –recuerdo esa noche como si hubiese sido ayer-, y me estuviera hablando, tal vez sintiéndose obligado a dar una explicación ante mi asombro, sobre la música de Pharaoa Sanders.

En la portada del disco aparece un hombre –intuyo Sanders- en posicion de meditación, con los brazos estirados a los costados. Eso por fuera, dentro es un universo ilimitado de sonido, sesion de espiritismo que avanza intensa desde el fondo de la tierra. La vibración que Sanders produce en este disco puede incluso generar presencias invisbles alrededor de quien lo escucha. Es música para despertar espíritus.

Catarsis.
Excorcismo.
Liberación.

La tapa del disco dice que aparecio en 1969 bautizado “Karma” y conteniendo dos canciones: “El creador tiene un plan maestro” 32:45 y “Colores” 5:37

No estoy seguro si fue Karma el disco que escuché aquella primera vez, pero de lo que sí estoy seguro es que la intensidad producida es la misma e incluso mayor. El saxo de Sanders se eleva sobre los demás instrumentos, cobrando vida propia sin desligarse del conjunto, moviéndose de un lado a otro en plena libertad, como si gritara desde el fondo de un ser violento, para luego volver a la suavidad. La música en este disco es ritual, orquestacion tribal en clave de Jazz. Y Pharoah es el maestro celebrador, voz y gritos extáticos. Poseído por su propia música, lanza la sentencia: “The creator has a master plan – peace and happiness for every man”.

De este disco se sale como de un largo sueño, que tuvo también algo de pesadilla.






domingo, noviembre 02, 2014

CAMBALACHE





El mundo fue y será una porquería 
ya lo se 
En el quinientos seis 
y en el dos mil también 

Que siempre ha habido chorros 
maquiavelos y estafaos 
contentos y amargaos 
valores y dublé 

Pero que el siglo veinte 
es un despliegue 
de maldad insolente 
ya no hay quien lo niegue 

Vivimos revolcaos 
en un merengue 
y en un mismo lodo 
todos manoseados 

Hoy resulta que es lo mismo 
ser derecho que traidor 
Ignorante sabio o chorro 
generoso o estafador 

Todo es igual 
nada es mejor 
lo mismo un burro 
que un gran profesor 

No hay aplazaos 
ni escalafon 
los inmorales 
nos han igualao 

Si uno vive en la impostura 
y otro roba en su ambición 
da lo mismo que sea cura 
colchonero rey de bastos 
caradura o polizón 

Que falta de respeto 
que atropello a la razón 
cualquiera es un señor 
cualquiera es un ladrón 

Mezclao con Stavisky va Don Bosco 
y "La Mignon" 
Don Chicho y Napoleón 
Carnera y San Martín 

Igual que en la vidriera 
irrespetuosa 
de los cambalaches 
se ha mezclao la vida 

Y herida por un sable 
sin remaches 
ves llorar la Biblia 
contra un bandoneón 

Siglo veinte cambalache 
problemático y febril 
el que no llora no mama 
y el que no roba es un gil 

Dale que va 
dale nomas 
que allá en le horno 
nos vamo a encontrar 

No pienses mas 
sentate a un lao 
que a nadie importa 
si naciste honrao 

Es lo mismo el que trabaja 
noche y día como un buey 
que el que vive de los otros 
que el que mata que el que cura 
o está fuera de la ley


(Enrique sabtos Discépolo, 1935)