jueves, noviembre 20, 2014

EL LUGAR DONDE VIVEN LOS RECUERDOS...




Momentos que viven en el olor de una planta o personas que habitan una canción o un poema. El misterio sobre la aparición de los recuerdos, puede estar relacionado con la confluencia de una serie de factores en un momento determinado. Lo que queda claro es la contundencia con la que estos aparecen cuando nos acercamos a estos espacios que habitan.

Me sucedió con el Geranio. De pronto comencé a sentir el olor de la planta en un lugar, y todo sucedió. Se me agolpaban incesantes en la mente, uno tras otro, los recuerdos de la infancia; todos eran claros, incluso podía recordar diálogos de la época, colores de la escena y demás. A mi alrededor la vida seguía su curso, las personas hablaban y reían, pero yo estaba como en una gran burbuja creada por el olor de esa planta.

Otras veces me pasa con el olor de la tierra mojada o con el aroma que envuelve a la ciudad después de la lluvia.

Personas a quienes puedo llevar años sin ver, aparecen con gran nitidez tras las melodías de alguna canción. Lo mismo con lugares en los que he estado sólo una vez, y hace ya mucho tiempo, aparecen con sorprendente nitidiez tras la lectura de un poema.

No conocemos el lugar donde viven los recuerdos sino hasta que llegamos a ellos, eso hace que el momento se vuelva una sorpresa. Ese momento en que te pones a recordar cosas, sucesos o personas que llevabas años sin citar, sin ver, sin nombrar. 

Vuelvo a la idea de que no somos nosotros los que dominamos los recuerdos. Ellos aparecen libres y fuertes para trasladarnos a su momento sin que podamos hacer nada por evitarlo. 

Son como escondidas bombas de tiempo que repentinamente estallan frente a nuestros ojos en un momento inesperado.  Sólo entonces podemos tener la certea de la fuerza con la que ciertas etapas de la vida han marcado nuestra existencia.

 

No hay comentarios.: