jueves, noviembre 06, 2014

LA FRUSTRACIÓN


El problema de fallar no es fallar, es haber hecho en vano el esfuerzo. Puedes pensar que no hay esfuerzo que sea vano, decir que al final siempre se gana experiencia, que lo importante no es llegar sino el camino; puedes decir mil cosas, pero siempre jode no lograr lo que se quiere.

La frustración aparece para ponerte de mal humor, disparando tu veneno contra todo lo que se mueve. Al final siempre estamos solos.

Aquí aparece la diferencia. Luego del fracaso, dependerá de la importancia que tenga lo que está en juego para saber si se decide por una segunda oportunidad. Cuando se trata de algo que nos interesa se puede llegar a una tercera, cuarta quinta y así hasta llegar al resultado que se desea. Cuando es cualquier cosa se la trata como lo que es. No es este el caso.

Hace unas semanas escribía sobre la fotografía y dejaba en claro mi interés por trabajar el revelado. Me pasé la noche entera intentando y no pasé del primer paso. Mi primer rollo se veló, no se salvó nada.

No sabía que me interesaba tanto la fotografía y el revelado hasta hoy que se veló mi rollo. Lo primero que pensé luego de ese fracaso fue comprar un nuevo rollo, hacer nuevas fotos e intentar otra vez revelarlas. Lo haré de todas maneras.

La frustración como motivación.

Sea tal vez fracasar una forma de comprobar cuánto nos interesa algo. La reacción frente al fracaso, habla de nuestro interés. Lo que no me mata me fortalece, decía Nietzche. Los rollos que se velan aumentan mi interés por la fotografía.

Todo comienzo es difícil, pero cómo me ha dolido esta semana el haber conseguido el rollo, comprender mejor el funcionamiento de la vieja Nikkon FG -cosa que no he llegado a comprender del todo-, hacer las fotos, comprar los químicos, practicar las medidas, y todo para verme encendiendo la luz del taller dando por terminado mi intento pasada la media noche. Cuatro horas de trabajo efectivo, toda una semana de trabajo previo y sólo me quedan esas tiras de film veladas, que ahora me servirán para practicar ese primer paso del que no pasé: colocar el film en el cubo.

Soy un aprendíz en todo, hoy lo he sentido con mayor intensidad. He descubierto cuánto me interesa esto. No descansaré hasta lograrlo.


No hay comentarios.: