lunes, abril 21, 2014

SOBRE GARCIA MARQUEZ Y UNA ENTREVISTA CON PABLO NERUDA


Texto: Redacción Voz Urgente.





Todo el mundo se muere y no hay por qué hacer tanta chilla. ¿Qué puede ser triste en la muerte de alguien que ha vivido una ancianidad apacible en comparación de la gran mayoría de ancianos de nuestro continente?

¿Que porque se trata de un nobel es una muerte dolorosa? Cuándo no los cyberfariseos apareciendo para "llorar" (En posts) la muerte de alguien a quien jamas leyeron, fariseos que nisiquiera tienen la lectura por hábito cotidiano aparecen ahora a llorar la muerte del nobel colombiano. 

Bueno, no hay por qué perder el tiempo en cojudeces.

No hay nada que haga dolorosa la muerte de alguien que ha dado tanto. Por ejemplo: ¿Alguien sabe si Celia Cruz ha muerto? o ¿Óscar de León?

Hay gente que cuando muere nace y, en vez de llorarlos innecesariamente, creo que lo mejor que se puede hacer es acercarse a la obra de quien acaba de partir, revisarlo, revisarse a uno mismo en el tiempo a través de esa obra.

Yo nunca pude terminar los cien años de soledad, me abrumaron los Buendias que aparecían y desaparecían cada tres páginas, las viejas voladoras nunca me atraparon, esas calurosas aldeas mágicas no se parecían en nada a las barriadas donde yo vivía cuando intenté esa lectura. Por alguna razón que no puedo explicar (que no es necesario explicar) no me sentí tocado por ese libro.

Pero, a final de cuentas gracias al nobel colombiano comprendí que todos tenemos una Fermina Daza que extrañamos, o un Florentino Ariza cuya aparición sorpresiva esperamos. Hay algo que hace grandes a los grandes personajes de la historia, y es que tocan algo profundo en el alma de la gente.

Hay gente que es magistral no porque lo diga determinada editorial o algún premio o esas cosas, hay gente que es magistral porque tiene ese talento y lo tiene desde siempre. 
Con solo 20 años de edad García Marquez escribió cuentos contundentes ("Tercera resignación", por ejemplo) que quedaron en el libro "Ojos de perro azul". 
Algunos buenos años antes de la fama y de los cien años, ese hombre ya había comenzado a dejar buenos trabajos. Entonces, ¿a qué llorarlo tanto? 

A leerlo, eso siempre será mejor.

Y para terminar dejamos este vídeo en que aparece GGM y Pablo Neruda en una charla de la época, y viendo el video, ya casi al final, se darán cuenta por qué remarcamos el "de la época". ¿Será que ni los grandes escritores (grandes por sus buenas obras, que es lo único que hace grande a un escritor) pueden estar al margen de vanidades y afranelamientos mutuos?