miércoles, junio 25, 2014

TERCER ENCUENTRO EXTRATERRESTRE DE TRISTAN DE MAR - LA CARTA






Lo que sucede es que aquí tenemos una guerra que dura millones y millones de años. El conocimiento al que habíamos llegado para ese entonces era algo inimaginable en el mundo actual. El mundo actual era también inimaginable en ese entonces.

Cuando, en medio de esa guerra, uno de nuestros ejércitos llegó a este planeta, fue atacado por el ejército contrario y aparecieron ustedes, que no son otra cosa que el resultado de un ataque con armas tóxico-mentales.

Es ahí cuando su historia como “Civilización" comienza.

Ustedes como civilización no han logrado nada ni lo lograrán jamás; todo lo que llaman logros no son más que retrocesos. Han sido atacados con armas de invertibilidad mental  e irreversibilidad. La existencia de escritura lo comprueba. Fuera de aqui ya nadie escribe, nosotros jamás tuvimos alfabetos y ustedes, a sus únicas muestras de civilización –que no tuvieron alfabeto- no solo las han aniquilado sino que las miran con desprecio e indiferencia.

La cosa es bastante simple: Todo lo que ustedes hacen completamente seguros de estar avanzando, no los lleva sino a retroceder. Sus sociedades anteriores son siempre mejores en comparación con las que las preceden. Y eso es resultado de lo inverso irreversible. 

Ahora, que ha pasado el tiempo suficiente como para que el efecto comience a desvanecerse (ningún adverbio de tiempo debe tomarse en cuenta con la idea de tiempo que ustedes manejan) es cuando recién podemos comenzar a filtrar información sobre el pasado de los hechos.

Actuan en función del reconocimiento de sus logros –incluso los mas altruistas- y no en el conocimiento de los mismos porque en el momento en que se reconozcan en ellos comprenderán su verdadera inutilidad. La materia inicial que los ha formado ha sido alterada –y cotninúa siéndolo aunque en menor volumen- por elementos capaces de reducir a su mínima expresión la lucidez y el desencanto. Es por eso que hoy cientos de millones de ustedes piensan que estan en el camino correcto, aunque, y precisamente porque el efecto comienza a desvanecerse, ya aparecen los que dudan.  

Tal vez nunca lo logren, es probable –y ya está sucediendo- que mueran aplastados por lo que ustedes mismos construyeron; y esa sería una gran derrota para nosotros que durante todo este tiempo hemos estado alcanzándoles llaves que sólo han servido como armas y no como lo que verdaderamente son.

Abandonar la sociedad del conocimiento por el consumo, es el resultado de este cruel ataque recibido, del cual esperamos reponernos pronto. 




Nota.- El siguiente texto es la fidedigna reproducción de la carta escrita por Tristán De Mar esta madrugada en momentos y circusntancias que a él mismo le es impoisble recordar.