jueves, octubre 16, 2014

CARTA DE DESPEDIDA



Ayer, de regreso a casa me encontré con el cartero en la puerta, traía una sobre para mí. Luego de leer la carta me pasé gran parte de la noche pensando en todo lo vivido en estos años con el blog. No era para menos, la carta, que a continuación copio completa, fue escrita por quien en su momento tuvo a su cargo no sólo la dirección del blog, sino también la responsabilidad de poner cierto orden a una búsqueda que ya llevaba muchos años sin llegar a nada. Al escribirla, estuvo acompañada de los otros dos, tan importantes como ella, triuplantes de esta nave, en cuya proa, mirando el horizonte, he quedado.



El infierno, Octubre 15 de 2014

Sr. Ronald Vega.
Estimado.

Hemos llegado hasta aquí, donde pudimos conseguir una casa para pasar juntos unas semanas de vacaciones antes de que cada uno retome el rumbo de su vida. Y, precisamente mientras hablábamos de todas las cosas que compartimos en este tiempo que van desde una campaña por el voto viciado hasta un taller de lecto-escritura creativa, se me encomendó el trabajo, espero el último que haga para ustedes, de escribirte esta carta a manera de agradecimiento y despedida.

Debas tal vez recordar esta frase de Elías Canetti: "El miedo inventa nombres para distraerse", y pensar que en tu caso, llegaste más lejos, porque pasaste de los nombres a la personificación misma de tus miedos. Y aquí estamos. Yo, Josefina Matta, el oscuro femenino, Tristán de Mar (tristeza del mar) la sensibilidad poética y Julio Dalton, el viejo rebelde hijo de dos escritores latinoamericanos comprometidos con su tiempo. Y cada uno con su imagen, yo asociada a la teósofa lituana Madame Blavatski, Tristan al pintor francés Yves Tanguy y Julio al guerrillero uruguayo Raúl Sendic. esas son nuestras identidades visibles, por lo menos en nuestras cuentas de facebook. Y, precisamente para dejar en claro que ninguna ficción será capaz de superar a la realidad, te hicimos llegar, muy a nuestra manera, nuestras verdaderas imágenes, nuestras verdaderas caras, las mismas que tuviste a bien publicarlas el pasado martes y por lo cual te estamos agradecidos, pues era también nuestra intención compartir esa imagen con los lectores del blog.

Lo que sucede ahora es simple. Nada es permanente, nosotros tampoco, tu menos, ni nadie que lea esto lo es. Todo cambia, todo se va y su lugar es ocupado por otras cosas, eso pasa siempre. Nosotros decidimos partir luego de la experiencia de todos estos años. Experiencia por la que estamos muy agradecidos de todas las personas que leen este blog, agradecidos por el compartir silencioso que hemos vivido. 

Pero ahora, nuestras vidas deben continuar.

En las próximas semanas, eso ya depende de Tristan y Julio, te enviarán ellos sus cartas de despedida, de eso no puedo estar del todo segura, con ellos nunca se sabe, bien lo sabes. Por mi parte sé bien que en cuanto lo necesite puedo contar con estas páginas y de ser así no dudes que lo haré sin ningún reparo. Ahora, si me permites, en el siguiente párrafo me dirijo a los lectores del blog:

Gracias por acompañarnos durante este tiempo, por lo compartido, por sus comentarios. He crecido tanto personalmente todo este tiempo, que cualquier deuda sería impagable. A las personas que me conocieron personalmente, en Lima, La Paz, Cochabamba, Arequipa, ciudades en las que me ha tocado desempeñar mi trabajo como directora de este blog. GRACIAS, no olvidaré sus palabras, ni sus gestos, ni sus frases, gracias por todo ese compartir constante de experiencias. Estoy segura que en algún momento, con quien deba me volveré a encontrar. Mientras tanto, hay que vivir!

Ahora me despido, deseando lo mejor para este blog en el futuro y para los proyectos que Voz Urgente se decida emprender, lo mejor también para los nuevos colaboradores/as, para las personas que pasaran por estas páginas, lo mejor para tod@s!

Un abrazo y hasta siempre!

Josefina Matta.