domingo, noviembre 09, 2014

PROPUESTA



Quemarlo todo, por qué no decirlo.
Ardan las ideas en altas hogueras.
Incéndiense escuelas y centros de trabajo.
Protéganse unicamente plantas y animales.
Salvo ello,
todo a las llamas.

Devore el fuego las historias,
las artes.
Nazca la alegría en las criaturas del universo,
al ver el planeta en llamas.

A qué esperar más,
estamos todos encaminados.
Ardan ciudades, familias, psiquiátricos,
¡en llamas todas las cárceles!

Que el fuego se expanda,
por todos los rincones de la tierra,
y eleve el humo de nuestras miserias,
hasta desaparecerlas 
en la infindad del universo.

Caigan en llamas las altas torres,
sobre la oscura sensibilidad de los poetas.
Que ardan las religiones todas,
envueltas en el amor
de Diosfuego todopodeoroso.

!Desaparezcan! criaturas bípedas pensantes,
y no vuelvan más.

Instálese sobre la tierra
el reino del Silencio.