martes, enero 27, 2015

DÍA EXTRAÑO



Va siendo un día extraño ¿Sabes? Para comenzar los sueños, no apareciste esta vez, por lo menos no que yo sepa, pero sí aparecieron imágenes extrañas. Recuerdo una. Compraba el pan en una antigua tienda atendida por un hombre viejo, cuando tuve el pan en la bolsa y miré el dinero me di cuenta que no me alcanzaba, no era mucho lo que faltaba, diez centavos tal vez, el hombre me dijo que no me preocupara, pero, que en forma de pago me quedara a acompañarlo a beber, entonces sacó una botella tipo damajuana con un líquido oscuro y comenzamos a beber juntos, luego recuerdo que paseábamos por ese hombre metidos en ascensores desde los que se veían aviones bombardeando una ciudad. Parecíamos protegidos dentro de el ascensor mientras veíamos los bombarderos planear frente a nosotros. Este sueño no lo he consignado en mi diario de sueños. Llevo dos diarios, el normal, es decir el de vida, y el de sueños, a veces me hago diarios especiales cuando tengo que hacer algún viaje, me gustaría tener diarios para cada cosa hasta hartarme de ellos, o perderlos, que es lo mismo. El asunto es que el día es extraño. Conenzó con la noticia de la muerte de la mascota de mi mejor amiga. Triste carta nos envió. Cualquiera diría que la muerte es natural y que debemos estar preparados para ella y todas esas cosas, pero alguien que haya visto la relación que mi amiga tenía con su mascota, no tendría cara para decirle alguna de esas frases facilonas que se estilan en estas circusntancias. A través de las palabras le hize llegar un abrazo fraterno y mi acomnpañamiento en estos momentos, nada más, aunque hubiese querido no hubiese podido hacer nada más. Le dolió a tal punto a mi amiga la pérdida, que, a pesar de que fue el día 13 de este mes, recién hoy nos lo hace saber, según dice en su carta, ese día yo la llamé y no tuvo valor para contestar, recuerdo esa llamada, hablé con su madre que no me dijo nada sobre el asunto a pesar de haber estado igual de dolida que su hija; me quedé pensando ¿cómo es que pude haberla llamado el mismo día en que murió su querida mascota? Hace algún tiempo que he dejado de creer en las casualidades. Así comenzó el día, cosas extrañas. Esperaba el bus, no recuerdo en qué pensaban, subo y una vez dentro me doy cuenta que subí al bus que no estaba esperando, me equivoqué de bus y tuve que caminar unas buenas cuadras de regreso. Tengo mi diario, como te decía, así que no hay por qué estar escribiéndote las cosas que me suceden durante el día, además que no quiero aburrirte con esto, ni mucho menos aburrirme yo. Ayer te contaba del problema con la traducción que tuve que dejar, hoy te cuento esto, mañana no sé que te contaré, cualquier cosa, lo que sea, no haré selección alguna, se trata de contar, de escribirte, de entabar comunicación aunque sólo sea de este lado, no sé por qué pero tengo la idea de que me lees, estoy seguro que me lees, sino simplemente no estaría escribiendo, ni estaría preocupado cuando dejo de hacerlo, pero lo estoy, ne gustaría escribirte todos los días pero la verdad es que no quiero comprometerme con eso ni con nada, nunca he sido persona de compromisos, soy incapaz de cumplir conmigo mismo, imagina si podría cumplir con otros, peri en fin, aquí estoy, tú estás allá, un allá que desconozco geográfica y espritualmente, pero que no renuncio a conocer, sobretodo en el segundo plano, que es el que más me interesa. No dejes de pensar en escribirme, ya el hecho que lo pienses es bastante, además de ser un buen primer paso a que algún día lo hagas, no dudes que sabré mantener la reserva, igual, estoy seguro que me lees y no necesito una comprobación de ello, no es lo que pido, si te pido que me escribas es para saberte una vez más cerca. Son muchas las cosas por hablar, es mucho el tiempo que tenemos para hacerlo, pero no olvides que no todas las personas disponen del mismo tiempo, sobre todo si se trata de esperar. Siempre, creo, será mejor llegar tarde y como sea, a no llegar, o lo que es peor, llegar cuando ya todos partieron. Hoy estamos aquí, mañana no sabemos.
Escríbeme, te abrazo.


No hay comentarios.: