martes, marzo 31, 2015

ABRILIDADES






Cada comienzo de mes es una renovación del espíritu. En verdad cada segundo puede serlo, pero el inicio de un mes genera siempre nuevas perspectivas y abril no es la excepción, sobretodo por lo que el mes significa, lo que en este mes sucede en ambos hemisferios del planeta, los cambios que en este mes se dan en el paisaje y por ende en las personas. Abril puede ser un mes poético, recuerdo, por ejemplo, al poeta que tomó como parte de su seudónimo el nombre de este mes, Javier Abril, o una canción de Silvio Rodriguez llamada Como esperando abril, o la novela de Alfredo Bryce No me esperes en abril. Puedo llenarme ahora de ejemplos, la cosa es que abril es un mes con carga de renovación que deseo compartir contigo y con las personas que leen el blog. Deseo que para todos este mes sea el mes propicio para el desarrollo de lo que he convenido en llamar las Abrilidades, el tiempo de llevar a su máxima expresión todas las cosas aprendidas que nos hacen bien a nosotros y a quienes nos rodean. Sea tal vez un mes poético por que en él se celebra la lengua castellana. Ya habrá oportunidad de escribir al respecto. Deseo que sintamos esa renovación, ese renacer que trae este mes. Que cada día sea una nueva oportunidad para ser mejores, para acercarnos un poco más a nosotros mismos y a quienes nos aman. Que sea este un mes de trabajo y resultados, de dedicación a objetivos trazados, de alcanzar metas. Espero que así lo sea, pero sobretodo deseo que sea un mes de encuentros, o re encuentros, de acercamientos y diálogo. No olvides que el mail está a la derecha de estas líneas, y que sólo tienes que enviar unas cuantas palabras para obtener inmediata respuesta. Al iniciar este mes, renuevo mi compromiso de escribirte todos los días, de lunes a viernes, lo que se me venga en gana, decirte lo que quiera decir, lo que me salga, sin previas preparaciones, sin libretos, así, simple, sencillo, abrazarte en cada palabra hasta sentir tu abrazo como respuesta. Seguiré haciéndolo. Estas páginas están dedicadas a ti y seguirán estándolo hasta que volvamos a acercarnos. Por el momento, que todas tus Abrilidades se desarrollen en este mes, para el bien tuyo y de quienes te acompañan en este pestañeo llamado vida.

Escríbeme, te abrazo. 



lunes, marzo 30, 2015

COMPROBACIONES





El fin de semana me ha permitido comprobar dos cosas: 1.- en cualquier momento puede pasar algo que cambie dramáticamente nuestro estar en el mundo. 2.- más vale no estar solo en ese momento. Superados los contratiempos, o por lo menos la parte crítica de éstos, he podido, en medio de las secuelas, que espero terminen pronto, observar otras dos cosas que considero importantes: 1.- pequeñas cosas determinan grandes cosas. 2.- la conciencia de nuestras propias limitaciones. Un pequeño dolor, por ejemplo, en una zona que no mide más de tres centímetros, puede determinar el movimiento de un cuerpo de setenta kilogramos de peso y un metro setenta centímetros de alto. Y aún así, el antropocentrismo, que siempre nos domina, nos lleva a rumiar frases del tipo “esto no me va a vencer” o “yo puedo superarlo”. Eso es lo peor que se puede hacer. Puedes decir las frases que quieras, llenarte de orgullo y creerte capaz de vencer en toda circunstancia, pero jamás podrás doblegar la realidad, esos tres centímetros de dolor determinarán el movimiento de todo tu cuerpo. Las cosas hay que disfrutarlas. A Jorge Luis Borges le preguntaron si cambiaría todos sus libros por volver a tener visión y dijo que no, que más bien si no hubiese perdido la visión, tal vez no hubiera escrito todos sus libros, o por lo menos no de la misma magistral manera. Cualquier cosa puede pasar en cualquier momento, y antes que vivir angustiados por esa idea, mejor será hacer las cosas que se quiere hacer en el momento en que las podemos hacer, es decir ahora, que es el único momento existente. Encontré, en estas reflexiones, la razón por la cual escribo aquí, y es que necesito acercarme antes que las condiciones cambien, porque no siempre serán como lo son ahora, por que no siempre tendremos la oportunidad que hoy se presenta. Intento aplicar esa misma idea a mi trabajo, con algunos logros, aunque pequeños por el momento, que me permiten saberme capaz de hacerlo. Cuando se dice: lo hecho hecho está, no se está haciendo una sentencia; como toda buena frase, dice más en lo que calla: más importante será lo que se hace a lo que se hizo. Hagámos entonces, que las distancias se acorten y que las ganas de vivir se alarguen cada vez más. 

Escríbeme, te abrazo.

viernes, marzo 27, 2015

BUEN FIN DE SEMANA





A pesar de todo no hay por qué estar triste. No puede haber lugar para la tristeza cuando se ha encontrado una razón para seguir. Seguir ya es motivo de felicidad. Entonces lo mejor siempre será ir encontrando esas cosas que nos hacen sentir bien, fijarnos en ellas, que muchas veces estan más cerca de nosotros de lo que podemos creer. Por eso te escribo, por que eres una de esas cosas que me hacen feliz, y eso aún en la distancia y el silencio. Durante muchos años me dejé llevar por pensamientos que sólo lograban hundirme cada vez más. Ahora siento que todo es diferente, soy más feliz cuanto menos veo el mundo, y he logrado crearme un mundo propio, en el que ando siempre metido. Sé que alguna vez podrás estar cerca, sé que en algún momento nos volveremos a encontrar, la verdad es que no me importa que sea mañana o pasado o el próximo mes o el próximo año, que sea cuando tenga que ser. No me angustia eso, si algo me angustia , que angustiarme es una palabra demasiado poderosa para este caso, diría mejor me preocupa, son las personas que tal vez, y digo tal vez porque nadie sabe dónde ni cómo estará mañana, nadie sabe , en suma, si estará; me preocupan aquellas personas que quisieran verte pronto porque su tiempo no es el mismo, esas personas, lo sabes, tienen como felicidad máxima el volverte a ver, lo sé, aunque no me lo hayan dicho directamente, lo sé, el mismo anhelo que tienes con los tuyos, con quienes seguro también te verás y hablarás con ellos, de este lado ese mismo anhelo existe. Yo puedo esperarte, por lo menos creo tener algo más de tiempo, pero ellos tal vez no. ¿Piensas en eso? Por ahora dejaré esto hasta el lunes que te volveré a escribir. Recuerda siemrpe que tengo millones de cosas más por contarte, que aquí por razones obvias prefiero no decir, sólo tienes que escribirme, darme una señal que me permita saber que estás ahi, aunque ya lo sepa, saber que estás dispuesto a escucharme, a escucharnos. Yo estoy aquí y lo demuestro con estos breves textos que diariamente te escribo, haciendo de mi blog, que este año cumple diez años de existencia, el instrumento para nuestro re encuentro esperado. Te repito, estoy dispuesto a que este re encuentro se de bajo las condiciones que necesites. Quiero que seas feliz y estoy seguro que lo serás más cuando nos encontremos, para mí es lo mismo. Mis condiciones han cambiado y estoy dispuesto a llegar donde tú estés en el menor tiempo posible si tan sólo me lo dijeras.

Escríbeme, te abrazo.

jueves, marzo 26, 2015

EL IMBÉCIL...





Cada día, y casi a la misma hora, es la misma pregunta: ¿Y ahora qué escribo? Y, curiosamente, cuando estoy frente a la página en blanco la pregunta desaparece y sólo escribo. He querido en varias oportunidades darle cierto orden a todo esto, pero con esa palabra he tenido problemas desde siempre, como bien recordarás, y a lo mucho he llegado a hacerme de una costumbre de escribir, de escribirte tendría que decir para ser más preciso. No dejaré de hacerlo, menos ahora que sé que lees esto. Hoy he tenido un re encuentro con un hombre que en cierto momento de mi vida significó mucho y comprobé que su importancia continúa hasta hoy y creo continuará el resto de mi vida: León Tolstoi. La gente que habla de él citará novelas como La Guerra y la Paz o Ana Karenina. Para ser sincero no he leído ninguna de esas dos novelas hasta hoy y no sé si alguna vez lo haré dado el terror que tengo a los libros de más de 300 páginas, terror que los últimos años ha ido dando paso más bien al disfrute de obras de tales dimensiones. La cosa es que encontré un documental sobre Tolstoi y esto me llevó a la re lectura del texto que hizo de este hombre alguien importante en mi vida. Se trata de un cuento titulado “Ivan el Imbécil”. Desde la primera vez que lo leí, supe que yo era un imbécil, como el personaje, y que nunca en mi vida dejaría de serlo. Ahora mismo lo sigo siendo y en todo este tiempo esa condición me ha traído muchos problemas. Imbécil, pero como Ivan, el personaje de Tolstoi. Basado en ello creo que me gustaría vivir en un mundo de imbéciles, o en todo caso podría decir que sólo los imbéciles seremos capaces de cambiarlo. Pero cambiar el mundo es algo que ha dejado de interesarme desde hace algunos años, ahora ya es un logro el no ser cambiado por él. Te dejo este dato para comenzar a acercarnos: me defino como un Imbécil, tal y como el personaje de Tolstoi. ¿Y tú? ¿Te has preguntado que tipo de persona eres? ¿Qué clase de preguntas te haces? Así, poco a poco iremos re conociéndonos o eso espero. Por el momento te dejo un fuerte abrazo esperando que hayas pasado ayer un buen día de cumpleaños. Como ves, te he recordado desde ese lugar que habitas dentro de mi desde hace tantos años.  

Escríbeme, te abrazo.

miércoles, marzo 25, 2015

FELIZ CUMPLEAÑOS





Ninguna palabra vale lo que un abrazo el beso de los corazones para pasear por ciudades inventadas montados en caballos de colores que galopan las praderas de la infancia cuando el olor a tierra mojada se levanta con los brazos abiertos para dar la bienvenida al lugar donde nada ha pasado desapercibido y la vida habita en cada recuerdo que viaja en los trenes de madera que construimos cuando nuestras manos todavía se tocaban en cada latido que anunciaba el nacimiento de una pelota puerta candado callejón cera piso mueble muñeca corneta ropero baño ventana colegio uniforme dante primavera sucre chinela corral perros patos gallinas plantas cometas esquinas micros y flores dientes de mármol que llueven sobre la tristeza del papel que nunca llegó a ser carta de cumpleaños o documento administrativo con sello de la embajada de un país inexistente invadido por el ejército de la incomprensión cuyos soldados tomaron las principales ciudades a punta de malentendidos que crecieron regados por lágrimas silenciosas hasta convertirse en muros infranqueables que aislaron la sangre de la sangre que es agua como el río que canta por la mañana reflexiona por la tarde y habla por la boca de la noche con una voz que es todas nuestras voces sin sonido capaces de hacer estallar los tímpanos del alma vestida de viento que se eleva susurrando a las nubes tu nombre hermano hermano hermano hasta que una vez arriba enamorada de una estrella tan fugaz como la vida supo lo pequeño y débil que resultó ser el muro frente al torrente indetenible de la sangre que se busca y se llama en medio del silencio y gritó el nombre que le faltaba a su nombre para ser real y abandonar para siempre su morada en la montaña extendiendo sus alas tan grandes como la esperanza de los que se aman y anhelan encontrarse a pesar de todo en medio de nada porque sólo ellos bastan para hacer de cualquier lugar el paraíso donde las voces podrán volver a ser niñas y jugar con los recuerdos en la pampa de cuculíes y eucaliptos persiguiendo tortugas o presenciando la danza extraña de ánades decapitados sin dejar de mirar hacia adelante como un capitán mira el horizonte desde la proa esperanza con la certeza de haber dejado atrás la peor de sus borrascas. 


Escríbeme, te abrazo.