lunes, abril 27, 2015

SEGUNDO AVISO URGENTE





Llevo algunas semanas trabajando nuestra historia. La cosa es más absorbente de lo que yo pensé. Como un remolino cuyo centro me aspira a cada momento. Hay, como bien sabemos, otras personas involucradas en todo esto, personas que tienen también cosas por decir. Busco ser imparcial, aunque sepa bien que al final me será imposible serlo: siempre estaré de tu lado. Me encuentro dividido entre quien vive y quien escribe, no puedo servir a dos amos, pero por momentos no me queda otra que dejarme llevar por cada uno de ellos. Tengo la esperanza que en algún momento se fusionen. Estoy seguro que tu participación es importante. Hay en la historia vacíos que solo tú puedes llenar en su real dimensión, hacerlo no te tomará más de treinta minutos de charla por teléfono, para lo cual solo tienes que enviarme un número y recibirás mi llamada de inmnediato, o escribirme un e mail al cual poder enviarte las preguntas para que las respondas por escrito. Después, si así lo deseas, todo puede continuar como hasta ahora. No te pediré más de lo que quieras dar. Al final de todo, lo que sí necesitaré será una dirección a la cual enviarte la historia cuando esté terminada. Por favor, sabes que no puedo escribir nuestra historia conociéndola solo de mi lado. Hasta ahora lo estoy haciendo, pero será siempre incompleta mientras tú no participes de ella. Tengo algunas preguntas que espero puedas responder. Por lo demás la cosa avanza, que es lo importante. No me pongo fechas, no puedo hacerlo, por primera vez no estoy trabajando contra reloj, la única presión que tengo es la de los sentimientos, por momentos quiero dejarlo para volver a mi vida. He dejado todo para reunir fuerzas. No escribo nada más que nuestra historia, es lo único importante en este momento. Por momentos creo que logro desconectarme de esto pero al final todo esta relacionado, cada conversación, cada minuto de mi existencia ahora, tiene que ver con la escritura de nuestra historia. Escribo con el cuerpo, vibro a cada párrafo escrito y a veces siento que me es imposible continuar, es cuando pienso que lo dejo, en la teoría, porque la verdad es que aún cuando no esté escribiendo sigo pensando en todo esto, que es, en suma, como bien me dijiste alguna vez, la historia más importante que tengo que escribir, y estoy decidido a hacerlo ahora, que es el momento de hacerlo. No quiero hacer otra cosa, tal vez algunos compromisos de la vida personal y nada más, incluso eso es ahora mismo parte de nuestra historia. Te necesito y lo sabes, en general, pero sobre todo para superar con mejores resultados este embrollo en el que me veo envuelto en todo este tiempo. No espero que la historia te guste, no la escribo para que te agrade, nunca he escrito para agradar, solo espero que con esto podamos explicarnos todo este tiempo de silencios y distancias en el que nos hemos visto envueltos. Curarnos las heridas. Todos. Recuerda siempre que todas estas propuestas que ahora te hago conllevan mi total discreción. Nadie, si no lo quieres, ni siquiera los más íntimos, sabrán de tu acercamiento si así lo decides; tienes mi palabra de total discreción, si estás decidido a colaborar con la continuación de esta historia. Piénsalo, y no olvides que uno solo no podrá jamás contar la historia de dos en la distancia. Por más que quiera, no tengo otra cosa a la cual pudiera dedicarme ahora, y tampoco quiero hacerlo hasta terminarlo, nunca he sentido con tanta fuerza la necesidad de terminar algo empezado como me sucede ahora con todo esto y no pienso desaprovecharlo. Poner el punto final a nuestra historia será una de las más grandes liberaciones que haya podido alcanzar y quiero hacerlo bien. Por eso pido tu concurso, los dos seremos beneficiados con todo esto, ambos lo necesitamos, estoy seguro de eso. Solo con responder las preguntas que necesito hacerte habrás hecho demasiado. Tu palabra será certeza en medio de la duda, verdad irrefutable en medio de la especulación sobre lo desconodido, la certeza de lo que sucedió a lo que pueda creerse desde la memoria distante. Ahora, las necesidades de la historia han quedado claras, ellas te demandan y espero que respondas a su llamado, estaré esperando tu comunicación al correo que aparece en la banda derecha de este mensaje. No hay para mí ahora nada más lógico que trabajemos juntos nuestra propia historia, siempre bajo las condiciones que tu pongas, aún sabiendo de antemano cuales son mis proposiciones para que eso se de. Todos nuestros recuerdos nacen de la misma historia, todas nuestras historias nacen del mismo recuerdo.



Escríbeme, te abrazo. 

miércoles, abril 15, 2015

AVISO URGENTE



ESTOY ESCRIBIENDO NUESTRA HISTORIA

ven


Escribeme, te abrazo.