lunes, junio 22, 2015

CARTA A REINALDO ARENAS





Querido Reinaldo:

Estoy seguro que no te molestará que te trate de tú, sobre todo si sabes que acabo de terminar la lectura de tu novela “El Portero”. ¿Cómo tratar de usted a alguien que escribe una obra así? ¿Cómo no sentir que uno lleva años jugando en su mismo equipo?

Tu novela es un abrazo detenido en el tiempo, un guiño a esa parte del alma que uno a veces cree haber perdido. En cuanto la terminé no sabía qué hacer. Lo primero que pensé fue llamarte por teléfono y agradecerte por escribirla, por compartir tamaña sensibilidad; luego pensé en buscarte y abrazarte, finalmente opté por escribirte una carta, pero lo que hice en ese momento, segundos después de la última línea del libro, fue pararme y aplaudir, como cuando termina una buena obra de teatro o un concierto, aplaudir con lágrimas en los ojos, emocionado. ¡Qué puede importar el hecho que hayas muerto hace veinticinco años!, si después de leer esa novela uno termina pensando que estás más vivo que nunca, al punto de querer llamarte por teléfono para agradecerte el haberla escrito. La grandeza de tu sencillez está plasmada de forma impecable en esas páginas, tu rebeldía Reinaldo, tu amor por la libertad y la vida, nunca me quedó tan claro como ahora, nunca estuve tan seguro de lo que puede significar escribir, de la fuerza de las palabras, pero sobre todo de la sencillez con la que pueden ser explicadas, o en todo caso mostradas, las cosas que a primera vista aparecen como complejas. Gracias Reinaldo, donde estés, gracias por compartir ese libro con el mundo, gracias por convertir tu sufrimiento en belleza, gracias por ese hermoso gesto.

Has escrito una de esas pequeñas joyas, no de la literatura, (¡Qué puede importar ahora la literatura!) una joya del pensamiento humano. El Portero es un libro de alta filosofía por su profunda sencillez, es algo que siempre te agradeceré y que quienes lo han leído, y han sido tocados por él (¡cómo no serlo!), estoy seguro también te agradecen.

No he visto la novela que han hecho sobre tu vida, basados en uno de tus libros, no sé qué pensarías tú al saberlo, igual no estás para decirlo; si quieres mi opinión, yo creo que si eso sirve para que alguien se acerque a tu obra, y espero que así haya sido, ya habrá tenido algún valor. Espero que haya servido para difundir tu obra, más que para hacer morbo, y dinero, con tu vida. En fin, qué importa eso.

Gracias una vez más Reinaldo, te abrazo con la alegría de quienes juegan en el mismo equipo y acaban de anotar en un partido en extremo difícil.

R. 





No hay comentarios.: