martes, agosto 02, 2016

POR QUÈ LOS HEROES NO HACEN CACA


Corren, disparan, piensan, follan, seducen, golpean, juegan billar, beben, matan sin culpa y a montones, siempre están en acción, nunca se aburren, jamás se detienen, siempre tienen algo que hacer, son humanos, tragan pero nunca cagan. 

Los Magníficos, Mc Gyver, El Chapulin Colorado, Batman, Superman, Spider Man, Stallone, Jean Claude, El capitan América, La mujer maravilla -a ella nunca se la ve menstruar, por ejemplo- Piolín, Sylvestre, Tom y Jerry. ¿Por qué nadie hace caca en las pelis?

No tengo idea, pero hoy me lo estuve preguntando y buscaba imágenes de televisión o cine sin encontrar nada como ejemplo. Es raro, me dije, tratándose de un acto humano y diario, tan cotidiano como salir de la cama, es raro, me dije, que no haya sido retratado lo suficiente en la tele. Y digo lo suficiente porque imagino que debe existir algo así como el cine escatológico, o, valga la separación: escato-lógico.

Saló o los 120 días de sodoma, de Pasolini, o Pink Flamingo, podrían estar en esa lista, pero igual nos quedaríamos siempre en un terreno lejano a lo popular, o a, lo diremos claro, lo que todo el mundo conoce. Por hablar de las pelis normales, de los héroes o super héroes, o heroínas, que todos conocemos, diremos que ahí la evacuación de materia sólida, la deyección, el "cague", está practicamente prohibido. 

¿Por qué? Porque, lo pienso ahora, eso haría que los héroes -esa especie de dios moderno- se vuelvan normales, humanos comunes y corrientes, como nosotros, que todos los días hacemos caca. Cuando eso suceda, cuando los héroes caguen, perderán ante nosotros sus poderes, eso que los hacía seres admirables; dejarán de tener interés para nosotros porque simplemente harán lo mismo que nosotros hacemos todos los días, ya no serán  seres sobrenaturales y eso hará que se pierda interés sobre ellos.

Seguro que podremos encontrar interesantes teorías que expliquen por qué ese ocultamiento, teorías escatocinematográficas por ejemplo. Por ahora propongo quedarnos con la imagen de Batman intentando quitarse su incómodo traje ante una verdadera urgencia estomacal. La escena termina con la sonrisa del Güasón.  

No hay comentarios.: