martes, abril 19, 2016

VOLVER


Hay tanta sabiduria en la música.
Algunas canciones encierran una especie de filosofia colectiva.
Saber popular que resta con los años.
Y por eso se trata de canciones inolvidables.
Siempre están ahí pero no existen realmente sino cuando sus versos te tocan.
Cuando se asocian a la experiencia personal.
Esta vez es el tango, pero pueden ser tantos otros ritmos, para el caso da lo mismo.

Lo que queda es lo vivido.
Lo que queda es lo vivido.
Lo que queda es el recuerdo...de lo vivido.




Carlos Gardel, el célebre intérprete de esta cancion, y Alfredo Le Pera, el poeta que escribio la letra, ambos, murieron juntos en un accidente aéreo en el año 1935.



VOLVER 
Voz: Carlos Gardel / Letras: Alfredo Le Pera
 


Yo adivino el parpadeo
de las luces que a lo lejos
van marcando mi retorno.

Son las mismas que alumbraron
con sus pálidos reflejos
hondas horas de dolor.

Y aunque no quise el regreso
siempre se vuelve
al primer amor.

La vieja calle
donde me cobijo
tuya es su vida
tuyo es su querer.

Bajo el burlón
mirar de las estrellas
que con indiferencia
hoy me ven volver.

Volver
con la frente marchita
las nieves del tiempo
platearon mi sien.

Sentir
que es un soplo la vida
que veinte años no es nada
que febril la mirada
errante en las sombras
te busca y te nombra.

Vivir
con el alma aferrada
a un dulce recuerdo
que lloro otra vez.

Tengo miedo del encuentro
con el pasado que vuelve
a enfrentarse con mi vida.

Tengo miedo de las noches
que pobladas de recuerdos
encadenen mi soñar.

Pero el viajero que huye
tarde o temprano
detiene su andar.

Y aunque el olvido
que todo destruye
haya matado mi vieja ilusión,

guardo escondida
una esperanza humilde
que es toda la fortuna
de mi corazón.

Volver
con la frente marchita
las nieves del tiempo
platearon mi sien.

Sentir
que es un soplo la vida
que veinte años no es nada
que febril la mirada
errante en las sombras
te busca y te nombra.

Vivir
con el alma aferrada
a un dulce recuerdo
que lloro otra vez.