miércoles, abril 27, 2016

CERO DOLORES



Y fue precisamente por un compilatorio que conocí a Dolores Delirio. La frase aquella de la canción “No ves el sol” (“pensabas de mi encontrar lo mejor / ya ves mis manos soy sólo un pintor”) me llevó a las aceras del jirón Quilca en el centro de Lima, a buscar material de esa banda. Recuerdo haber encontrado un cassette cuyo dibujo de portada era una tijera a punto de cortar un pezón. Lo elegí no por la carátula sino porque incluía la canción que me llevó a la banda. Gracias a esa maqueta conocí las primeras versiones de canciones que luego serían inolvidables y se incluirían en su álbum debut titulado CERO.

Para el rock, los noventas en Lima fueron una explosión de propuestas musicales. No terminabas de escuchar un disco o de conocer una banda y ya salía otra y otra, y un disco nuevo, y un nuevo ir a Quilca a buscar maquetas y revistas y cada vez más cassettes por escuchar y bandas por descubrir. El problema eran los conciertos. Encerrados en el circuito Centro de Lima – Miraflores – Barranco. Era difícil hacer ese viaje en los noventas siendo menor de edad, aunque alguna vez se hizo (recuerdo aquel primer concierto de Combustible en La Noche), no era frecuente. Pero por suerte existían esos pequeños festivales o conciertos que se hacían por la tarde con tres o cuatro bandas máximo, que comenzaban a las cuatro de la tarde y terminaban a las nueve o diez de la noche, en parques o explanadas. Fue en uno de ellos donde vi por vez primera a Dolores Delirio.

Explanada del estadio Niño Héroe Manuel Bonilla en miraflores. El Cero había salido hacía ya un par de años, incluyendo la mayoría de canciones de la maquetta en versiones completamente renovadas en materia de sonido. Aquella vez presentaban un nuevo disco titulado “Bajo un envenenado cielo plateado”, era el año 97, y para ese entonces el Cero se había convertido ya en uno de esos discos indispensables, poniendo a Dolores Delirio como una de las bandas más representativas de la escena rock en Lima.

Buscando algunas cosas sobre Dolores, ahora con todo este tiempo transcurrido y las ventajas del internet, no solo encontré el Cero completo, cosa que no me sorprende, nunca antes fue tan fácil llegar a un disco, sino que me di con una especie de “joya” que me motivó a escribir este post. Se trata de un video de la grabación del álbum debut de Dolores Delirio, en que se observa a su desaparecido guitarrista, Jeffrey Parra, y los demás miembros del grupo, Ricardo Breneissen (voz) José Inoñán (bajo) y Josué Vásquez (batería), en el estudio, preparando lo que sería el CERO.

Encontré también una de las canciones que tocaron en la explanada del estadio de miraflores durante la presentación del “Bajo un envenenado cielo plateado” en el año 97.


Luego de todo esto, y sobretodo por la irreparable pérdida del guitarrista, la banda intentó re acomodarse y continuar su carrera. No llegué a escuchar completo el álbum Raíz y los que le siguieron. Algunos amigos me hicieron buenos comentarios de lo que hizo después Dolores Delirio. En todo caso, debo reconocer que hasta donde los seguí, marcaron para mí una época que hoy reconozco como importante en mi formación y la de mi generación.