viernes, julio 01, 2016

SALIR DEL CLOSET



- Está cerrado. 
- Escucha, alguien golpea desde adentro.

Tenga que ver con el acto de asumirse, y este a su vez con el reconocimiento de uno para empezar. Todos tenemos algo en el "closet", un comportamiento escondido, algo que no deseamos que sea visto por los demás, algo que hacemos a escondidas o que no estamos dispuestos a reconocer publicamente: salir del closet es hacer visible eso que se ha querido ocultar. 

Todos y todas tenemos el derecho a salir del closet, a abrir esa puerta, dejar que entre la luz a ese lugar escondido en el que hemos sido recluidos por los miradas de afuera, que jamás vieron con buenos ojos nuestros impulsos y que poco a poco terminaron por hacernos creer que lo mejor era guardar a la vista de todos, aquello tan nuestro que tenemos.

"Mise au placard" (poner en el armario), es una frase francesa para referirse al recorte de libertades de un trabajador, cuando sus funciones laborales comienzan a reducirse como forma de decirle que pronto deberá dejar el empleo. Hemos sido muchas veces puestos en un armario, obligados a guardar nuestras cosas, y la vida es demasiado corta para vivirla reprimidos.

Salir del armario es aceptarse como uno es, reconocerse desde su propia oscuridad y salir de ahí a la luz. Me acuerdo del ropero que teníamos en casa cuando era niño, y pienso que es desde ahí que salgo, que es en ese ropero donde estuve encerrado y cuyas puertas ahora se abren para dejarme salir, a mi, mis pasiones e historias, mis vicios y virtudes.

Abiertas las puertas del viejo ropero, encontraron un escritor escondido.