viernes, junio 02, 2017

HISTORIA DE UN DIARIO




Oslo, 1944. Cuatro años después de la ocupación de Noruega por los nazis, el país se encuentra regido por un gobierno clandestino sin respaldo popular. Veinte años antes Petter Moen había llegado a la capital desde su ciudad natal para trabajar como empleado en una compañía de seguros. Durante los primeros años de la ocupación, Moen funda junto a otros colegas suyos en la empresa de seguros una publicación clandestina de resistencia. Luego pasará a ser distribuidor del London  Nytt que transcribe las noticias de la BBC en Londres, hasta llegar a ser director de este diario, el más importante de la resistencia noruega durante los años de la ocupación. Por ese entonces Moen pasa a ser responsable de toda la prensa resistente del país, haciéndose cargo del tiraje y la distribución de periódicos clandestinos contrarios al régimen implantado por los invasores. El tres de febrero de ese año Moen es detenido y encarcelado en el cuartel general de la Gestapo en Oslo.

Las condiciones de encierro de Moen son duras. No tiene acceso a leer ni escribir ni recibir visitas, pero se las arregla para tener un diario. Lo hace utilizando uno de los clavos que sostiene la cortina de la pequeña ventana de su celda. Con el clavo, Petter Moen dibuja las letras haciendo puntos sobre papel higiénico que luego enrolla y tira por el respiradero de la celda. Lo hace hasta el mes de setiembre. El sexto día de aquel mes, los prisioneros del cuartel general son embarcados junto a otros detenidos para ser llevados a Alemania. Petter Moen muere el ocho de setiembre de 1944 durante el naufragio del barco frente a costas suecas. Sólo quedaron vivas cinco personas del accidente. A una de ellas Moen le había hablado del diario que había escrito durante su encierro y cómo habia ido depositando los rollos por el respiradero de su celda. Esta persona, luego de la victoria de los aliados y la liberación del país, informa a las autoridades sobre el diario de Moen. Llegan a la celda, levantan el suelo y encuentran los diarios, que se publicarán por vez primera en Noruega en 1949, para ser luego editado en toda Europa y los Estados Unidos.

En noviembre del año 2009 aparece en Madrid la primera versión en español de los diarios de Petter Moen. La edición está a cargo de la editorial Veintisiete letras y cuenta con un prólogo del escritor chileno Martín Cerda y la traducción y epílogo de Cristina Gómez Baggethun. El libro no contiene datos del tiraje, aún así imaginamos posible su adquisición. El texto de la contratapa termina con una interesante cita de Ernst Junger: “No se tardará en reconocer que las obras más radicales de nuestra literatura sugieron de los objetivos menos literarios: todas esas informaciones, cartas, diarios íntimos nacidos en las grandes cacerías humanas, emboscadas y desolladeros de nuestro tiempo.”


Algunas frases extraídas del diario de Petter Moen: “El idealismo de alto vuelo suele ir acompañado de mucha intransigencia y cierto engreimiento.” “La verdad no existe fuera del ser humano.” “Ahora sé lo que vale la libertad.”


Escrito por: Ronald Vega - Pezo

jueves, junio 01, 2017

EL OTRO PEDRO PABLO



Escribe: Julio Dalton Guevara


DIEZ DÍAS le tomó a Santiago escribir la historia de Pedro Pablo. Tiempo que transcurrió apacible en una casa del distrito limeño de Chorrillos durante el mes de setiembre del año 1927. Aunque Santiago Antúnez de Mayolo sea hoy recordado principalmente por sus importantes trabajos en el campo de la hidroeléctrica, los mismos que comenzaron antes que cumpliera los treinta años con su estudio, el primero de tantos otros,  sobre la caída del río Santa; o por su tarea como decano de la facultad de química de la universidad de San Marcos; también, y esto es lo menos conocido de su producción, realizó investigaciones en el campo de la arqueología y la historia. Una de ellas es la historia de Pedro Pablo Atusparia, publicada por Santiago Antúnez de Mayolo bajo el título de “La Sublevación de los indios del callejón de Huaylas.”

SESENTA AÑOS DESPUÉS aparece una nueva edición del opúsculo de Antúnez de Mayolo a nombre de ediciones Kuntur. Extraño libro: no tiene ISBN, cuenta con una presentación que no lleva firma y tiene como único dato de publicación el siguiente: “Ediciones Kuntur / Presidencia de la república / Asesoría cultural / Lima, 1987.” En la parte baja de la contratapa, aparece el logo institucional del desaparecido Banco Internacional del Perú, Interbanc.

AUNQUE SIN CONOCERLO, dado que su nombre no aparece por ningún lado en el libro, sabemos gracias al editor (que pone un pie de página en la página 18 como N. Del E. Es decir nota del editor, que no existe. Nota del editor fantasma.) que el texto de Antúnez de Mayolo fue escrito entre el 7 y el 16 de setiembre de 1927, y que en uno de esos días recibió una curiosa visita que lo impactó tanto que no pudo evitar incluirla en el texto que estaba escribiendo. Lo cuenta así Santiago Antúnez de Mayolo: “Anoche vino a visitarme a Chorrillos Manuel Atusparia , hijo del caudillo (...) que vive en el Callao y tiene un pequeño puesto de verduras en el Mercado de la Aurora.”

¿QUIÉN FUE PEDRO PABLO ATUSPARIA? La lectura de “La Sublevación de los indios del callejón de Huaylas” de Santiago Antúnez de Mayolo, podría tal vez darnos una idea del personaje, pero ya la visita recibida por Santiago durante uno de esos diez días que pasó escribiendo la historia en Chorrillos, nos da una idea de lo que sucedió con su familia, puesto que la visita de Manuel Atusparia tenía como finalidad, lo dice Santiago: “...pedirnos que hagamos oir nuestra voz para que se preste auxilio a su anciana madre doña María Fernanda Yauri viuda de Atusparia, que vive en la estancia de Tuquipayoc.”

Quienes escriben la historia ocultan a su antojo ciertos personajes. Eso se sabe. Los héroes para los de aquí son los villanos para los de allá y vice versa. Siempre es bueno acercarse un poco al otro lado, rebuscar en la historia. Y gracias a este libro, a medias apócrifo, publicado sesenta años después de la primera edición de la historia de Atusparia, vuelve este personaje que la historia del país ha sabido ocultar. A nosotros de ir más allá. Que cada persona saque su propia conclusión.