martes, enero 30, 2018

PEDRADA EN OJO TUERTO - LA QUINTA



Escribe: Julio Dalton Guevara

Hoy en Lima se realiza la quinta marcha contra el indulto a Fujimori. Hay en estas marchas algo más que un “regresen a la cárcel al ex dictador”. El indulto es el pretexto. Siempre hemos esperado el momento extremo para reaccionar. La liberación del ex dictador, del condenado por delitos de lesa humanidad, ese indulto pactado bajo la mesa, fue el detonador de toda una serie de sabores amargos acumulados por una juventud que hoy por hoy es la fuerza motriz por la recuperación de la dignidad de un país. Esta marcha, que esperemos no sea la última de su estilo, lo que hace es dar una imagen de salud, muestran que el Perú no es un país del todo enfermo, mejor dicho, que su enfermedad es curable, que hay todavía partes de ese cuerpo llamado país, que no han sido todavía afectadas por la corrupción y la ignorancia que juntas crean lo que se llama “la pendejada”. No, no todo está perdido cuando se ven rostros jóvenes marchando por plazas y avenidas, cantando, llevando tambores, pancartas; jóvenes de todas partes de la ciudad, de todos los extremos de esa gran ciudad que es Lima, jóvenes y no jóvenes, peruanos y peruanas que muestran con estas actitudes que no somos el país en el que quisieron convertirnos y que por el contrario, aún nos tenemos de pie, todavía nos damos la mano, nos reconocemos como partes intactas de ese cuerpo carcomido por una lepra llamada fujimorismo, y es de esas partes intactas de donde nacerá la cura. Hoy una vez más el Perú muestra al mundo que es un país donde todavía pueden escucharse voces disidentes, palabras pensantes y escucharse el latir de jóvenes corazones rebeldes. Que todas las causas se junten: ¡por dignidad y bibliotecas! ¡contra el indulto y por la cultura! ¡Por el amor y la justicia! ¡Contra la ignorancia y por la belleza! Todos a la marcha. 

No hay comentarios.: