sábado, febrero 03, 2018

PEDRADA EN OJO TUERTO - ORIGENES


Escribe: Julio Dalton Guevara

Hay elementos claves en la vida social en cuyo seno se gestan lo que luego serán los grandes problemas que tendremos que enfrentar a futuro como colectivo. La gestación de estos problemas nace de las cosas más pequeñas e incluso inofesivas a primera vista que pueden verse en estos elementos clave. Me explico. La escuela, por ejemplo, es uno de esos elementos. A todas luces necesaria, obligatoria, por ley ineludible, sin embargo en ella es donde mejor podemos ver estos problemas futuros que nacen de las cosas pequeñas. Una de ellas la monocromía. ¿Por qué las escuelas son monócromas? Es una pregunta inofensiva ante un hecho que de tan fehaciente ha llegado a ser habitual, pero es válido preguntarnos el por qué de esa monocromía en las escuelas. Y así podemos preguntarnos también cuál es la necesidad de tener un número de orden, por ejemplo. Pensemos: número de orden. ¿Qué quiere decir eso? Y los policías escolares, cómo pueden haber directamente policías escolares sin juzgados escolares o fiscalías escolares. ¿Cuál es el mensaje para los niños y adolescentes? Sigamos observando la escuela: uniformes. Es vergonzoso ver niños con uniformes, también monócromos, que incluyen hasta corbatas en muchos casos para los niños y la obligación de recogerse el cabello para las niñas. Llevamos doscientos años de retraso en la mayoría de nuestras escuelas, educación del siglo diecinueve en pleno siglo veintiuno. ¿Y cuál es la consecuencia? Pues, si tenemos en cuenta que la escuela no ha cambiado demasiado (hablamos de cambios profundos) en los últimos cincuenta años, y vemos el tipo de democracia que tenemos ahora, el tipo de país en que vivimos, el tipo de gobernantes que solemos elegir, el tipo de males que nos aquejan como sociedad, veremos que todo esto existe gracias a que hay ciudadanos y ciudadanas que hemos salido de el mismo tipo de escuela y que en su gran mayoría somos los que permitimos (pasiva o activamente) que todo esto suceda. 

No hay comentarios.: