lunes, septiembre 03, 2018

ENCONTRE UN RUSO HISPANOFONO DEBAJO DE MI CAMA



¿Nombre? Alexander Nikolaevich. No, el suyo. ¿El mío? Sí. Josefina. Josefina qué. Josefina Matta. ¿En qué trabaja? Soy dependienta en un puesto de legumbres en el mercado. Entonces, ¿Qué fue lo que pasó? Como le dije, encontré un ruso hispanófono debajo de mi cama. ¿Cómo así? Estaba yo dormida cuando sentí algo así como un ruido que ahora mismo no puedo definir, como si alguien rebuscara entre papeles. ¿Era el ruso? En ese momento no podía saberlo; primero fui a la cocina pensando que algún roedor merodeaba en la alacena y nada, luego en el baño y tampoco, después como diría Vallejo “...por la sala, el zaguán, los corredores...” y el ruido aquel que continúa, entonces, parada en la sala me quedo en silencio y descubro que sale de mi habitación, entro, me fijo debajo de la cama y ahí lo encuentro: un ruso hispanófono y además diarista. De nombre Alexander Nikolaevich, como bien dijo al inicio, ¿Sabe acaso usted cómo apellidaba? Sí, claro, su apellido es Veselovskii. ¿Así, con doble i? Mire, estaba escrito con mayúscula y con la última letra doblada, por lo que también puede deducirse que el apellido sea Veselovsk II. ¿Le dijo a usted algo? ¡Claro!, muchas cosas. ¿Cuáles? Me dijo que “Sobre el papel y bajo la pluma se aclara y se define una idea nebulosa, la impresión se pone más clara y consciente; con la anotación diaria el ojo percibe mejor el trecho andado y con más entusiasmo mira al de adelante, porque la comprensión de lo que ha pasado, de lo aguantado y de lo sufrido, despierta en una naturaleza sana una sensación de fuerza”. Sí, efectivamente tiene usted razón: estamos frente a un diarista. Y eso no es todo, también era viajero y hablaba francés, alemán, latin y griego en su juventud y más tarde aprendió el español, el italiano y hasta el sánscrito. Un tipo a todas luces interesante este ruso ¿Y dónde está ahora? Se lo muestro, aquí mismo en mi ejemplar 250 – 252 de la revista Cuadernos Hispanoamericanos de Octubre de 1970, página 737 en el artículo titulado: EL DIARIO ESPAÑOL DE ALEXANDER NIKOLAEVICH VESELOVSKII, con introducción y notas de Jack Weiner de la universidad de Illinois. Y... ¿De dónde sacó usted esto? Pues fíjese, todo empezó con un ruido extraño debajo de mi cama...


Josefina Matta