jueves, septiembre 06, 2018

HOMBRE VENIDO DE OTRO TIEMPO




Praga, setiembre de 2018

JOSEFINA MATTA
Muy querida directora:

            Entonces tuve que inscribirme en la universidad. Como no quería perder un día entero estuve ahí dos horas antes. Ya me habían hablado de como se llenaban las oficinas de inscripciones por estas fechas. Cuando llegué no había nadie. Como buen latinoamericano, acostumbrado a madrugar para hacer cola, me senté en la puerta de entrada a la oficina, saqué un libro y esperé. Frente a la funcionaria me sentí un hombre venido de otro tiempo. Luego de entregarle los papeles requeridos, me dijo que para continuar el proceso de inscripción  tenía que registrarme en una página web y entonces me pidió el teléfono para hacerlo en ese momento. Le mostré mi teléfono y me devolvió una sonrisa a medio camino entre la burla y la pena y que vuelva al día siguiente cuando me haya registrado. Así lo hice. Con el papel del registro me mandaron al banco para pagar el derecho de inscripción y en el banco un nuevo problema. Que no es ese el papel sino otro el que necesito para pagar ese derecho, que es un papel con código de barras. Una vez más, esta vez en la ventanilla del banco, tuve la sensación de no pertenecer al tiempo en que vivo, o peor, de haberme perdido de algo, especie de transformación histórico – social que pasó en algún momento frente a mis narices y no me di cuenta. Una muchacha, de esas que andan por la vida como si no cagaran, está detrás mío en la cola del banco y dice que viene a hacer el mismo trámite que yo, entonces saca el bendito teléfono y muestra algo al funcionario del banco, que con una maquinita de infrarojo apunta el teléfono de la muchacha y luego de un bip le dice que todo está listo, que presente la validación del pago en la universidad y continúe con su inscripción. Para mí un día más. Y así se ha pasado una semana, la primera de este mes, y todavía no logro estar inscrito en la universidad. Espero terminar todo esto (queda claro que lo hubiera hecho en un solo día de haber tenido un aparato de esos) la próxima semana.
Saludos a Tristán y Ronald, espero verlos pronto, en teoría tendré vacaciones durante una semana el mes que viene, entonces podremos reunirnos. Mientras eso, si deseas, puedes publicar nuestra correspondencia en el blog, es lo más que puedo aportar desde donde estoy y en las circunstancias en que me encuentro.
Recibe el saludo afectuoso de.

Julio Dalton Guevara.