martes, julio 16, 2019

MALEK: MANUSCRITO




ASOMBRADO encontró Mardonio Malek tres cuadernos dentro del paquete. Uno a uno, y con cuidado, los sacó para ponerlos sobre el escritorio. Debajo del último, sobre un viejo papel arrugado y doblado en cuatro, leyó las siguientes instrucciones:

  1. Transcribir los tres cuadernos en uno solo.
  2. Editar tres ejemplares de dicho cuaderno.
  3. Entregar esos ejemplares a:
    1. Familia Malek.
    2. Biblioteca Municipal de Krinmo.
    3. Persona que llegue a solicitarlo.
Tancredo.

Mardonio Malek quedó en silencio un buen rato. Luego sacó de la alacena una botella de vino y se sirvió una copa que bebía pausado mientras revisaba los cuadernos. La misma letra rápida y nerviosa de su hermano, contando cómo se le ocurrió la idea que terminaría por alejarlo de la ciudad, y de qué manera comenzó a ponerla en práctica. Mardonio guarda nítidos en su memoria los recuerdos de aquel tiempo, las conversaciones y las veces que dijo a Tancredo que estaba loco si quería hacer algo así, que entrara en razón, que ese proyecto no tenía ni pies ni cabeza. Pero ya en ese entonces, Tancredo estaba decidido a hacerse a la mar, y se encargó de codearse con gente que compartiera ese deseo; y esa precisamente sería la últina imagen que Mardonio guardaría de su hermano, la de un hombre mirando el horizonte parado en la proa de una rústica embarcación, y tras él otros dos gritándole que bajara de ahí a empujar, que ya había que echar el barco al mar.

Mardonio bajó al sótano, en busca de la vieja máquina de escribir.





* MALEK es una creación original del colectivo VOZ URGENTE para este blog, que se publicará entre el lunes 15 y el viernes 19 de julio de 2019. Se permite la reproducción del texto citando la fuente. / Nos reservamos el derecho de uso de las canciones que acompañan los textos citando la fuente.